Skip to main content

PREFIERO SER ESA ROSA

Hoy soy una persona distinta a la de la semana pasada. 
Lo que como, lo que sueño, lo que espero, me sabe completamente diferente a hace una semana atrás, y eso me comprueba lo rara e inesperada que es la vida. 
Hoy adoro la cámara lenta de las películas más que nunca, esa hermosa y mágica manera de alargar el momento clave de la escena. Ese instante que uno como espectador no quiere que se acabe.

Hoy amanecí pensando que son muchas y muy diferentes las cosas que me remueven por dentro. La humanidad con su grandeza y sus miserias, la creación, las tormentas tropicales, la mirada de un perro, un buen pedazo de brownie caliente, el olor de un bebé, un buen café conversadito, la intensidad del sol cuando está picante, la música para el alma, el miedo a la oscuridad, la inmensidad del mar, la desaparición de un niño, las plumas de los pollos y las gallinas, bailar hasta amanecer, la nostalgia del domingo a las seis de la tarde, el helado de chocolate, el agua fría, unos zapatos rosados, la pobreza, el dolor físico, la vida, la muerte y, en fin, todas las cosas que considero importantes, independientemente de su tamaño o su valor, son hermosas y/o crueles, son divinas y/o mundanas, tienen una contradicción implícita que las hace ricas y dolorosas al mismo tiempo, y digamos muy, muy ricas a veces, pero muy, muy dolorosas también. 
Hoy más que nunca me siento una rosa cualquiera en medio de un rosal enorme. Y a pesar de todo esta sensación intensa y angustiosa, amo refugiarme en esas cosas simples y básicas, esas que nunca pasarán de moda, que no escogen género, ni raza, ni estrato social, porque están ahí para hacernos este mundo complejo un poco más llevadero.  Amo regar, cuidar, mediar, construir, proyectar, y negociar situaciones para llegar a acuerdos positivos y ganadores para todas las partes. Creo que solamente así vale la pena vivir. 
Uno de mis libros favoritos, por no decir el más, es El Principito. Me identifico plenamente con él y siento que soy muy “Principito”. Recomiendo a todos leerlo y tenerlo a la mano siempre porque seguro los salvará de un momento de angustia, les reafirmará uno de felicidad y les ayudará a recargar energías para seguir.
Y si todos fuéramos un poco más principitos y miráramos nuestro planeta individual con la misma perspectiva, tendríamos un planeta compartido más bonito y menos agreste donde nos sentiríamos menos veces como el tipo de rosa que yo me estoy sintiendo hoy. Por eso prefiero ser esa rosa, la de él:
“Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.”
Antoine de Saint-Exupéry.

Comments

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

ENSEÑAR A LOS NIÑOS EL HÁBITO DE AGRADECER

El Día de Acción de Gracias, Thanksgiving, se convirtió en mi tradición favorita al migrar a este país. Es la oportunidad perfecta de reunirse en familia a agradecer conscientemente por tantas y tantas cosas que vivimos día a día.
Pero agradecer debería ser un hábito tan importante y tan básico, como lavarse las manos antes de comer o bañarse todos los días, y así mismo tendríamos que enseñárselo a los niños. Y no me refiero a enseñarles a responder “gracias” cuando les entregamos algo en la mano o cuando alguien les dice que están lindos, no, va mucho más allá de eso. Me refiero a crear la buena costumbre, la rutina, de agradecer todo. 
Estudios aseguran que los niños aprenden en gran parte por imitación. Imitan palabras, gestos, dichos, la manera de reaccionar ante las emociones y todo lo que vean en nosotros, pero en el corre corre del día a día, se nos olvida agradecer más y quejarnos menos. Vivimos inconscientemente en función de reclamarle algo a la vida, al día, al tiempo, al cli…

Ejercicio sobre la lluvia de críticas

Siempre que hablo con mis amigas que son mamás, inevitablemente terminamos hablando de esto:  El agotamiento que producen las críticas.

Estamos convencidas de que ser mamá es una de las cosas más hermosas del mundo, y en eso coinciden los libros de maternidad, los artículos de las revistas, los comentarios de los demás (antes de que nazca el bebé) y la publicidad, pero nadie nos dice que vamos a enfrentarnos a todos los miedos, a retos extraordinarios, a descubrir valores que ni siquiera sabíamos que teníamos, a un mar constante de preguntas a la almohada sobre qué hacer y a una avalancha de juicios y críticas nunca antes vista. Hasta ahora todos los juicios eran acerca de tu trabajo y algunas veces, sobre tu manera de actuar frente a ciertas situaciones de la vida, y de repente te cae esta lluvia imparable en el momento más vulnerable de tu vida. 
El principio es lo más duro, porque no duermes nada, no tienes tiempo de comer, tienes los químicos del cerebro desequilibrados y las hormonas…