Skip to main content

Y sí, también soy latina.


Soy Claudia Arroyave. Soy actriz y cantante, productora, mamá, esposa, me gusta escribir y soy latina.
Nunca he sido voluptuosa, tampoco he sido fit (de tener los músculos muy marcados), soy blanca como la leche y por años pensé que mi cuerpo no era suficiente.   
Tuve muchos problemas con la comida desde siempre, (luego entendí que no era con la comida el problema, sino con otras cosas mucho más profundas que eso). Cuando entré a trabajar en televisión, en mi país, Colombia, vino el golpe más fuerte para mi autoestima. 
Tuve el privilegio de trabajar siempre con actrices, que además de ser talentosas, eran hermosas, entonces tomó fuerza como una bola de nieve imparable todo este tema de mi relación con el espejo. Hice cien mil dietas, comí pechuga de pollo hervida en agua por días, atún hasta que casi me salen escamas y piña hasta que se me rajaba la lengua. Tomé pastillas adelgazantes con las que sentía que el mundo se me iba. Me maté de hambre, hice ejercicio por horas hasta sentirme exhausta, y no es que antes no hiciera ejercicio, siempre fui buena deportista, pero empecé a exigirme a niveles extremos, entonces sin darme cuenta cómo ni cuando,  llegó la anorexia. 
Todo el mundo se comparaba con todo el mundo. Todos, hombres y mujeres, contaban las calorías de cada cosa que se comían y te miraban raro si comías postre en el almuerzo, jajaja (ahora me río, pero en ese entonces lloraba todo el tiempo).
Cuando sentí que estaba muy mal, busqué ayuda y logré sanarme. Se dice fácil, pero no lo fue, me costó muchas lágrimas, hasta que entendí que mi cuerpo era maravilloso así tal cual. 

Luego llegué a Estados Unidos , llena de ganas y de sueños, pero llenar las expectativas de actriz “latina” es complicadísimo. Llevo años haciendo casting tras casting para productoras latinas, no gringas, en donde la respuesta siempre es la misma: NO. 
NO por blanca (y no broncearme), NO por rubia (que ni siquiera lo soy, según ellos tendría que teñirme de negro), NO porque hablo muy colombiano, NO porque no ando en pelota, NO porque no uso extensiones, NO porque no tengo pestañas postizas, NO porque no tengo miles de seguidores (que, obviamente aumentarían si saliera en pelota), mejor dicho, NO por ser una mujer normal.
Y por supuesto que no puedo evitar sentirme decepcionada de una profesión que amo y para la que me preparé desde que tengo uso de razón, que me apasiona y me hace sentir viva, pero que más que un oficio basado en el talento y la sensibilidad, es una competencia al nivel de Miss Universo, en cuyo caso tienen que sumarle a todo lo anterior, cinco pesos de estatura, jajaja. Lo que SÍ puedo evitar, es culparme. 
Por suerte ya había vivido un proceso de fondo en el que me había blindado contra el juicio de otros sobre mi físico. Y con todo esto no quiero decir que no tengo días donde no me siento tan bien conmigo, claro que me pasa, soy un ser humano, la diferencia de ahora con ese entonces, es que yo me prometí que nunca más ninguna situación y ninguna persona determinarían quién soy o cuánto valgo, menos si es por mi aspecto físico. Y soy muy afortunada de que eso me haya pasado antes, porque no me quiero ni imaginar lo que hubiera sufrido si fuera ahora, cuando la comparación no es con las dos o tres actrices lindas con las que trabajas, sino con el mundo entero.

Luego vino la magia de ser mamá y con ella la reafirmación de todo lo que soy gracias a la belleza de cuerpo que tengo. Una máquina perfecta, saludable, que se portó increíble a la hora de dar vida, que me aguanta muchísimo y por la que solo puedo sentir amor y agradecimiento. 
Ahora sé que puede pasarme cualquier huracán por encima y nunca más atentaré contra mí, porque amo mi blancura, amo mi pelo como es, amo mi piel con todas sus marcas y amo cada milésima de mi cuerpo. 
No podemos seguir con el doble juego hablando de diversidad, inclusión, tolerancia, mientras criticamos no solo el color (antes era eso), ahora es también la celulitis, las estrías, el peso, la estatura y demás obras de la naturaleza.
Así que solo puedo decirles mujeres lindas, niñas que apenas están empezando: no se dejen etiquetar, no importa quién o qué las haga dudar de su belleza y sus capacidades, ¡ámense siempre, por encima de todo!

Soy Claudia Arroyave. Soy actriz y cantante, productora, mamá, esposa, me gusta escribir y sí, también soy latina (aunque no luzca como Sofía Vergara). 


Comments

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

Ejercicio sobre la lluvia de críticas

Siempre que hablo con mis amigas que son mamás, inevitablemente terminamos hablando de esto:  El agotamiento que producen las críticas.

Estamos convencidas de que ser mamá es una de las cosas más hermosas del mundo, y en eso coinciden los libros de maternidad, los artículos de las revistas, los comentarios de los demás (antes de que nazca el bebé) y la publicidad, pero nadie nos dice que vamos a enfrentarnos a todos los miedos, a retos extraordinarios, a descubrir valores que ni siquiera sabíamos que teníamos, a un mar constante de preguntas a la almohada sobre qué hacer y a una avalancha de juicios y críticas nunca antes vista. Hasta ahora todos los juicios eran acerca de tu trabajo y algunas veces, sobre tu manera de actuar frente a ciertas situaciones de la vida, y de repente te cae esta lluvia imparable en el momento más vulnerable de tu vida. 
El principio es lo más duro, porque no duermes nada, no tienes tiempo de comer, tienes los químicos del cerebro desequilibrados y las hormonas…

Perdón y oportunismo

Mi opinión es muy mía y la comparto porque me hace bien escribir, así que es una acción puramente egoísta.  No escribo porque sea una conocedora de las leyes, tampoco de hechos históricos exactos, no soy abogada ni me dedico a la política. Tampoco estoy graduada en letras ni en sicología, o sea que en términos de jueces terrenales, no soy nadie. Yo soy una simple ciudadana, común y corriente, que ha vivido como muchos de ustedes los estragos de la guerra provocada por los grupos insurgentes del M-19 (en su momento), las FARC, el ELN y EPL, desconozco si hay más. Más allá de sentir pavor de viajar por carretera en el tiempo de las pescas milagrosas, ninguno de mis familiares ha sido secuestrado, tampoco nos han extorsionado. No nos han matado a nadie ni han reclutado a ninguno de nuestros niños, a Dios gracias, pero nos pudo haber pasado o nos puede pasar si las cosas siguen como van. Los problemas que he vivido se identifican con los de otros miles de colombianos, pobreza, corrupción, …