Skip to main content

Posts

Showing posts from 2014

Amamantar o no, esa es la cuestión

De la maravillosa experiencia de ser mamá, debo confesar que amamantar fue la menos agradable de todas. Y espero que no me crucifiquen antes de explicar a qué me refiero.

Entiendo que hay mujeres que no les agrada la idea de dar leche, por el olor, por el dolor, por lo que sea, es respetable, pero en mi caso siempre soñé con ese momento mágico en el que iba a tener a mi bebé pegadito a mí, cerquita, oyendo mi corazón latir para darle la tranquilidad de sentirse tan cómodo como antes de salir. De hecho, al entrar al hospital, me preguntaron si quería darle exclusivamente leche materna, y yo, con una sonrisa confiada, dije sí, obvio. Pero lo que parecía en mi cabeza un cuento de hadas resultó ser una pesadilla.

El día que nació Samuel ni siquiera había tenido indicios de que podía salirme leche (había leído o hablado con mis amigas, que estando cerca del parto salían las primeras gotas), pues a mí no, no me había salido ni media gota hasta entonces. Sin embargo, gracias a la sabiduría d…

¡Ser mamá!

Ser mamá… mmm… ¡qué cosa tan fuerte!. Representa una ilusión hermosa, una responsabilidad muy grande y un miedito que se siente en no sé exactamente qué parte del cuerpo.
Siempre quise ser mamá, y pasé por muchas etapas. Me acuerdo que cuando era niña quería tener tres hijos, dos niñas y un niño. Al crecer me di cuenta que el mundo está muy complicado y que en la vida hay que hacer muchas cosas, entonces cambié un poquito de opinión y le bajé a dos, incluso, llegué a pensar en la posibilidad de no tener bebés, aunque no fuera muy bien visto. Hoy, con este bebé adentro, moviéndose como un delfín, con un embarazo divino, porque puedo decir que ha sido espectacular en todos los sentidos, no sé si tenga otro o no, ya veremos, lo que sí sé es que estoy feliz y agradecida de poder experimentar este milagro, y haré todo lo que esté a mi alcance para darle lo mejor de mí.
Quienes me conocen saben que he pensado siempre que los hijos no son para uno, sino para el mundo, y lo rectifico, por eso cr…