Skip to main content

LA EQUILIBRISTA

Soy la equilibrista de tus besos,
hago maromas para no caerme de tu amor
para cuidar cada paso que doy, aunque a veces me acelero y doy el paso equivocado, entonces tambaleo.
Atravesar tus gustos, tus sentidos, tus sueños, tu grandeza,
es como una gran cuerda floja en la que hay tener espíritu de cirquero, para no perder el punto fijo que se ve a lo lejos, en el que tú eres el premio mayor.
Cada día contigo es como una nueva función,
como un camino a lo inesperado,
donde siempre estoy al borde del abismo, y la sensación de vértigo,
es una constante condición.
Y si por casualidad me falla el sentido común,
y me atrapa el miedo llenándome de inseguridad, es casi la muerte, porque tú me tiemplas la cuerda,
pidiéndome cordura y concentración, dejándome claro que si me caigo,
el show debe continuar, conmigo o sin mí;
no hay cabida a la compasión
Y yo, presa de la angustia, de no ser capaz de llegar al otro lado para escuchar el aplauso
que reafirme mi número en tu show, confirmo que soy la equilibrista de tus besos,
y que constantemente hago maromas para no caerme de tu amor

Comments

  1. Me gusta mucho lo que escribis... tienes talento para hacerlo..Continua que seguire leyendo cuando el tiempo me lo permita....

    Cuidate mucho!

    Besos!

    ReplyDelete
  2. Los cuentos estan fabulosos--gracias por compartirlos. No dejes de escribir!!!

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El Síndrome del Hijo Unico

Hace unos días estaba hablando con una de mis amigas del alma, que tiene un niño de un año, acerca de su preocupación porque había tomado la decisión de no tener más bebés y lo que eso implicaba en el desarrollo y en la educación de su hijo, porque imagina que va a ser muy complejo criarlo lejos de esa posición de individualismo al no tener hermanitos con quién compartir la casa, la comida, la atención de la familia, etc. Me puse a investigar y según varios estudios sicológicos sobre el síndrome de hijo único este comportamiento es un mito que se ha perpetuado por generaciones pero que no tiene ningún sustento patológico. Dichas investigaciones y estudios han demostrado que no son diferentes a otros niños que provienen de hogares con más hijos, por lo tanto el problema es sociológico, eso significa que nosotros como adultos, padres y guías de esos niños podríamos producir un cambio positivo en sus vidas y por ahí derecho en las nuestras si cambiamos la manera de criarlos.

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Y sí, también soy latina.

Soy Claudia Arroyave. Soy actriz y cantante, productora, mamá, esposa, me gusta escribir y soy latina. Nunca he sido voluptuosa, tampoco he sido fit (de tener los músculos muy marcados), soy blanca como la leche y por años pensé que mi cuerpo no era suficiente.    Tuve muchos problemas con la comida desde siempre, (luego entendí que no era con la comida el problema, sino con otras cosas mucho más profundas que eso). Cuando entré a trabajar en televisión, en mi país, Colombia, vino el golpe más fuerte para mi autoestima.  Tuve el privilegio de trabajar siempre con actrices, que además de ser talentosas, eran hermosas, entonces tomó fuerza como una bola de nieve imparable todo este tema de mi relación con el espejo. Hice cien mil dietas, comí pechuga de pollo hervida en agua por días, atún hasta que casi me salen escamas y piña hasta que se me rajaba la lengua. Tomé pastillas adelgazantes con las que sentía que el mundo se me iba. Me maté de hambre, hice ejercicio por horas ha