Skip to main content

EL PRINCIPE GRANDE Y LA PRINCESA CHIQUITA (Cuento)

En un lugar muy cercano, había una vez un Príncipe Grande y una Princesa Chiquita que vivían en un castillo de metal.

Pasaban los días mirando la gente que caminaba en frente de su castillo, tratando de ver los secretos que traían guardados en el fondo de su corazón. Medían con una regla larga y pesada, las pertenencias de aquella gente, como queriendo comparar los unos y los otros con la riqueza de su castillo, y los invitaban a entrar con la idea de hacer algo para que se quedaran por siempre y les ayudaran a calentar el frío de aquel frío metal.
Entonces, el Príncipe Grande se ponía a hacer gracias de bufón para que se rieran, mientras la Princesa Chiquita ofrecía sonrisas, pastelitos dulces y bebidas a sus invitados; después se abrazaban y se daban besos en la frente para que la gente pensara que a pesar del frío que se sentía en ese castillo, había mucho calor y mucho amor, sin embargo, los invitados hablaban entre ellos, se miraban, no creían, se aburrían y se iban, y el Príncipe Grande y la Princesa Chiquita, se quedaban hablando de lo mal que se veía aquella gente que no quiso quedarse, envidiando la belleza de algunos, el talento de otros y la riqueza de los demás.

Y así pasaron días y años tratando de conseguir quién calentara su hogar, porque la compañía entre ellos no era suficiente, y una vez se iba la gente que entraba de paso, el Príncipe Grande trataba a la Princesa Chiquita como si no existiera ya, y ella se encerraba en su baño de metal y lloraba sola sin que nadie supiera, ni siquiera las otras princesas cercanas a ella. Pero el Príncipe Grande también lloraba, se acostaba en su cama de metal, y lloraba fuerte para que la Princesa Chiquita lo oyera, y entonces así lo viniera a consolar, y ella salía de su baño de metal, se secaba las lágrimas con pañuelos fríos, salía poniendo su mejor sonrisa y extendía sus brazos completamente, para poder abrazar al Príncipe Grande hasta que se quedara dormido.

Un día, después de mucho pensar, se les ocurrió remodelar el castillo, cambiar todos los muebles de metal, las camas de metal, las paredes de metal, el jardín de metal, en fin, todo; y llenaron la casa de cojines de colores vivos y materiales cómodos, consiguieron en el mercado del país vecino alfombras rosadas voladoras, y se vistieron con ropa abrigada de lana dejando para siempre el metal, y no entendían por qué a pesar de todos esos cambios tan acertados, seguían llorando y sintiendo frío, así que llamaron al mejor médico de la región, y le pidieron con toda la desesperación alguna solución, y el médico después de hacer todos los exámenes y todos los análisis correspondientes, llegó a la conclusión de que el frío que sentían solo podía tener una explicación, y era que el metal estaba guardado en su corazón, y para eso no había medicina conocida por la ciencia, lo único que podían hacer, era seguir con mucha precisión las siguientes recomendaciones:
Abrazarse todos los días mucho, mucho, mucho.
Besarse intensamente.
Mirarse a los ojos por largo rato hasta que se dijeran cosas sin necesidad de hablar.
No envidiar a los demás.
Decirse palabras dulces.
Reírse juntos de cualquier cosa.
Jugar a ser niños sin sentir vergüenza.
Inventarse cuentos acostados en la alfombra rosada voladora, y así, una lista larga, larga, llena de cosas nuevas para ellos.

Y así fue como el Príncipe Grande y la Princesa Chiquita convirtieron el castillo de metal, en el mejor y más cálido lugar del mundo, no necesitaron invitar a nadie más, y fueron felices por siempre.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.


Comments

  1. todavia no lo e leido pero me parece muy interesante cuanto quisiera que pudieras publicar más cuentos como este

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El Síndrome del Hijo Unico

Hace unos días estaba hablando con una de mis amigas del alma, que tiene un niño de un año, acerca de su preocupación porque había tomado la decisión de no tener más bebés y lo que eso implicaba en el desarrollo y en la educación de su hijo, porque imagina que va a ser muy complejo criarlo lejos de esa posición de individualismo al no tener hermanitos con quién compartir la casa, la comida, la atención de la familia, etc. Me puse a investigar y según varios estudios sicológicos sobre el síndrome de hijo único este comportamiento es un mito que se ha perpetuado por generaciones pero que no tiene ningún sustento patológico. Dichas investigaciones y estudios han demostrado que no son diferentes a otros niños que provienen de hogares con más hijos, por lo tanto el problema es sociológico, eso significa que nosotros como adultos, padres y guías de esos niños podríamos producir un cambio positivo en sus vidas y por ahí derecho en las nuestras si cambiamos la manera de criarlos.

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Y sí, también soy latina.

Soy Claudia Arroyave. Soy actriz y cantante, productora, mamá, esposa, me gusta escribir y soy latina. Nunca he sido voluptuosa, tampoco he sido fit (de tener los músculos muy marcados), soy blanca como la leche y por años pensé que mi cuerpo no era suficiente.    Tuve muchos problemas con la comida desde siempre, (luego entendí que no era con la comida el problema, sino con otras cosas mucho más profundas que eso). Cuando entré a trabajar en televisión, en mi país, Colombia, vino el golpe más fuerte para mi autoestima.  Tuve el privilegio de trabajar siempre con actrices, que además de ser talentosas, eran hermosas, entonces tomó fuerza como una bola de nieve imparable todo este tema de mi relación con el espejo. Hice cien mil dietas, comí pechuga de pollo hervida en agua por días, atún hasta que casi me salen escamas y piña hasta que se me rajaba la lengua. Tomé pastillas adelgazantes con las que sentía que el mundo se me iba. Me maté de hambre, hice ejercicio por horas ha