Skip to main content

¿Amar o querer?

Siempre me ha llamado la atención que no todas las personas usamos las mismas palabras para expresar el amor, unos usan “te quiero” y otros usamos “te amo”. 
¿Tendrá que ver con la manera en que lo aprendemos o en cómo realmente lo sentimos?

Según la Real Academia de la Lengua Española no son lo mismo, tienen significados diferentes. Querer: Desear o apetecer. 
Amar: Tener amor a alguien o algo. Por lo tanto “amar” es un sentimiento altruista y desinteresado, mientras que “querer” es un deseo que implica buscar una satisfacción.
A mí modo de ver “te amo” es más profundo que “te quiero”, aunque puede ser una simple percepción porque cada uno expresa el amor como mejor le parezca, pero creo que la palabra “amar” implica muchísimas más cosas: generosidad, cuidar, apoyar, respetar, comprometerse, romper esquemas, acompañar, ceder, proyectarse con esa persona, en fin, es un todo. 

Amar es un sentimiento que nace naturalmente, es decir, fluye o no, pero una vez se siente debe cultivarse como cuando nace una flor en un jardín y tienes que echarle agüita todos los días para mantenerla viva. 
En ese orden de ideas amar a los de uno, a la familia de sangre, es muy fácil. A los padres (y más si fueron amorosos), a lo hermanos, tíos, primos y todas esas personas con que crecimos que nos conocen de toda la vida, que saben nuestros gustos y defectos, con quienes hemos peleado y nos hemos reconciliado, con quienes hemos vivido un sinnúmero de situaciones diversas, unas felices y otras no, pero con seguridad fraternales. 
A lo que voy es a que no hay mucha gracia en amar a los de uno, el verdadero mérito está en amar a las personas que escogemos por el camino, a nuestra pareja con la que decidimos vivir la vida, formar nuestra propia familia, y a los amigos, ¿o ustedes cuando han escuchado a alguien decir mi “ex mamá” o “mi ex hermano”? Nunca.

Tal vez a eso se referían Jesús, Benedetti, Ghandi, la Madre Teresa de Calcuta y los grandes pensadores y poetas a través de la historia cuando hablaban de amor, de amar al prójimo como a ti mismo, y tal vez porque no lo hemos entendido es que el mundo es tan disfuncional. 
Permanecemos protegidos, resguardados en los amores obvios, los fáciles, a los que no tenemos mucho que hacerle, a los que no hay que echarle agüita todos los días para mantenerlos vivos, pero a los otros, a los que implican los esfuerzos del día a día, de reconocer las diferencias culturales, de educación, los gustos en la comida, en la manera de vestir, en la concepción del mundo (porque cada hogar es un universo), los vamos dejando tiraditos por el camino cuando vemos que tenemos que hacer más de lo que estamos acostumbrados. 

¿No será que nos preocupamos mucho por ser "exitosos" en la vida, nos preparamos para ser los mejores profesionales, pero en el amor somos unos mediocres? ¿No será que somos cómodos y facilistas a la hora de “amar” y preferimos “querer”? ... no sé, digo yo.

Comments

  1. Muy bueno como siempre mi Clau. Yo amo profundamente :).

    ReplyDelete
  2. Muy bueno como siempre mi Clau. Yo amo profundamente :).

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias Barbi!... Eso debería hacer todo el mundo, sobretodo cuando vale la pena. ;)

      Delete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Sé el mejor lugar para tus niños

Sé ese lugar donde tus niños siempre quieran estar. Sé esa mamá/papá que cuida, que ama, que enseña, pero que entiende que el tiempo se pasa volando y que la infancia dura un suspiro. Mañana tu niño ya no será niño, será rápidamente un adolescente, y ahí seguido, un adulto. Ya no lo podrás “malcriar”, no lo podrás cargar ni aprovechar el calorcito de su cuerpo mientras duerme, tampoco se reirá a carcajadas contigo en un ataque de cosquillas o en una guerra de almohadas. Sé ese papá/mamá con la habilidad de repartir tu tiempo consecuentemente con esta realidad y aprovecha cada que puedas para jugar, para correr, para abrazar, para arruncharte con tu cachorro, en un abrir y cerrar de ojos ya no tendrá el mismo entusiasmo para pasar tiempo contigo. ¡Relájate y disfrútalo! No temas derretirte con él, no tienes que demostrarle nada a nadie, porque cuando veas que tu niño respeta su turno en la fila, que no agrede a los demás, que sigue las instrucciones de su maestra, que no

La rutina en homeschool

La cuarentena me trajo de vuelta a Samuel tiempo completo, pero ahora también al Samuel estudiante de escuela.  A pesar de que siempre estuvimos jugando a aprender, apenas en agosto entró a a vivir la experiencia del colegio.  Para eso me hice mi propio horario basado en las mismas horas que venía teniendo en su rutina, y le sumé mi teoría de que aprender jugando siempre será un camino más efectivo. Los primeros días fueron muy raros, él estaba como de vacaciones, pero con la responsabilidad de las tareas, y yo, bueno yo tratando de acomodar todo para lograr una buena experiencia, amable para los dos, ¡y lo hemos ido logrando! Yo creo que la parte visual es muy importante, porque además de que le das la instrucción, también la está viendo, además de que mantenernos dentro de un orden, con tiempos, resulta muy eficaz. Para lograrlo, usé este horario grande, con papeles de colores, que puedo modificar día a día dependiendo de lo que le dan, y a medida que lo va haciendo,