Skip to main content

Al son que me toquen...

Constantemente me pregunto, ¿qué probabilidades reales hay de que vaya a tener las cosas que quiero con sólo desearlas, soñarlas, trabajarlas o visualizarlas?
Me lo pregunto porque desde que tengo uso de razón he visualizado cada cosa que quiero, y debo ser honesta cuando digo que no necesariamente por desearlas, soñarlas, trabajarlas y visualizarlas se me han dado. Tampoco voy a decir que no se me ha dado ninguna, pero ese no es el punto, el punto es que si esa es la manera de activarlas y que funcionen, ¿debería funcionar con todas o no?

La lista ha ido cambiando con los años, en este momento no quiero nada extraordinario, quiero lo normal: una casa que sea mía donde pueda sembrar un árbol de mangos y pintar una o dos paredes con flores, un bebé, poder vivir cómodamente de lo que me gusta y me hace feliz, y estar sana para poder disfrutarlo. Yo sé que talvez no es el "momento" todavía, pero entonces ahí viene el existencialismo a enredarme la vida y a recordarme que somos mortales y que como tal, nos podemos morir en cualquier "momento", entonces viene una nueva pregunta: ¿y si no me alcanza el tiempo?... específicamente la vida, mi vida... ¿me voy a morir sin haber cumplido lo que me hace feliz?

(Si estás leyendo esto y sientes un poco de agobio, te comprendo, puedes abandonar esta página ahora mismo y entrar en algo mucho más liviano, como Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest o cualquier otro mundo paralelo que te haga olvidarte por un rato de todas estas preguntas existenciales que bailan en mi cabeza y que seguramente han bailado en la tuya alguna vez).

Decía que siento un gran ambiente en el aire, en los medios de comunicación, las redes sociales y en la sociedad misma empujando hacia la "felicidad" casi que de manera forzada. Salen constantemente libros, frases, coaches, aplicaciones, programas de televisión con pastores emocionados, y quiero ser enfática en que esta entrada no tiene nada que ver con religión, respeto cualquier manifestación espiritual... bueno cualquiera menos los que se explotan en nombre de Dios, eso no puedo comprenderlo... en fin, mi principal objetivo es expresar mis sentimientos y cuestionamientos acerca de esas ganas locas de anular la tristeza, el dolor, la rabia, la frustración, o sea, la naturaleza misma, tratando de convencerte de que las cosas que no tienes o que no se te han dado en la vida son culpa tuya porque no las has visualizado correctamente.

Debo decir que soy el tipo de persona que cree que la paz es mejor que la guerra, creo que todo lo que hacemos, bueno o malo, se nos devuelve. Me gusta hacer yoga porque respirar conscientemente me calma. Trato de comer sanamente. De vivir mi vida sin molestar a nadie y cuando digo a nadie, eso incluye a la gente con la que vivo y con la que tengo más confianza.
Profesionalmente me he preparado desde muy niña, tomando cuanto curso y taller de actuación, canto, danza, técnica vocal, pudiera, eso con la idea de cultivar la vocación, que creo que es la razón por la que vine a este mundo a desempeñarme dentro de esta sociedad.

He tratado de seguir los pasos de muchos de los autores espirituales que he leído, incluyendo a Jesús en la Biblia. He tomado lo mejor de cada uno de ellos meditando, haciendo sagradamente mis afirmaciones diarias, me he cuestionado acerca de si estoy pidiendo las cosas de la manera correcta o no. He practicado "El Código Curativo". He leído mucho acerca de la inteligencia emocional. Todo para llegar a la conclusión de que, a pesar de que no soy muy religiosa, creo profundamente en Dios, que para mí es básicamente amor y luz, por lo tanto creo que hay que ser positivos, hay que sonreír aún en las dificultades porque es la manera de alivianarnos y alivianar el mundo en los momentos difíciles de la vida.
Creo en mí, en lo que soy, en lo que tengo como ser humano y como profesional, pero créanme, cada día que pasa me convenzo más de que no por solo cerrar los ojos y visualizarlo, no por creerme el cuento, buscarlo y hacerlo con determinación y de manera responsable, implícitamente se da, y eso aplica para todos los aspectos de la vida, no solo en lo profesional, en lo personal también, las cosas son como son, como el destino nos las va mostrando. Y no, no soy pesimista, soy un ser humano normal,  que me he dado mucho palo porque a pesar de haber trabajado constantemente por lo que quiero hay cosas que se me salen de las manos, que no dependen de mí.
Por supuesto que nosotros decidimos constantemente nuestro camino, pero dependemos en una gran parte de nuestro entorno, de dónde nacimos, con quién nos relacionamos, con quién tenemos amistad, con quién trabajamos, cómo abordamos el día a día, quién tiene más poder, importan mucho las jerarquías, no solo el lugar que te des, sino el que te den, porque primero estuvo el 1 que el 2, y si el que tiene el poder de darte el número te dio el 2?... y si no te dio el 2 y te dio el 3?... lo cual significa que no basta con que creas en ti, no ganas nada solamente creyendo en ti si los que tienen el poder no lo hacen, en fin, no es tan fácil como cerrar los ojos y ya está.

Después de todos esos ires y venires en mi análisis, al final yo me quedo con la enseñanza de mi abuela, que a mi modo de ver es la más sabia de todas, cuando le pregunté que cómo podía ser feliz todo el tiempo... y cuando me refiero a ser feliz, no hablo de que no llore o no se sienta triste nunca, sino a cómo aborda de esa buena manera todo, cómo logra tener siempre una sonrisa a pesar de tantas cosas difíciles que yo sé que le ha tocado enfrentar, su respuesta fue como oro para mí, me dijo:
"El secreto de la felicidad (sonrió humildemente) no es más que abrazar la realidad con amor, es saber que este baile es el que me tocó bailar en este momento, que no tiene nada que ver con conformarme o resignarme, sino con bailarlo con amor, con gusto, no importa el ritmo que tenga"... si eso no es ser positivo y sabio, ¿entonces qué es?


No sé ustedes, pero yo después de haber leído a tantos maestros, sabios, pensadores, científicos, me quedo con la respuesta de mi abuela, y dejo de darme palo en esos momentos en que mi lado más humano siente que no he hecho lo correcto o lo suficiente.

Prefiero bailar este baile con amor, y el que llegue mañana y el que venga el otro año, si es que así lo quiere la vida... mejor dicho, ¡al son que me toquen, bailo!














Créditos de imágenes:
http://ballerinaproject.blogspot.com/








Comments

  1. Claudia, amiga y "cuñá":
    En todos los casos, ¡todos!, no dejes de esforzarte, no te canses de perseguir tus valores y no dudes jamás que eres capaz de grandes cosas, entre ellas ser feliz y conseguir todo lo que te propongas gracias a ese tu esfuerzo.
    Pero no olvides que mereces sólo aquello por lo que has luchado y luchado bien. Da lo mejor de ti, pero no lo regales, al menos no siempre: intercámbialo con lo mejor de lo que obtienen quienes se esfuerzan como tú. El resultado de ese intercambio son la respuesta a todas esas tus dudas y son también tu casa, tu árbol, tu bebé y tu salud.
    Y cuando dudes un poquitín y se te ocurra que todas estas sugerencias mías son discursos optimistas y estimulantes ponte a prueba: siéntate todo un mes y no hagas nada, no actúes, quédate quieta en casa o prueba algún altar y simplemente "desea", "sueña" y "visualiza" esos "Conciertos Secretos" que se están colando por el sur de la Florida de tu mano y la de mi Pedri, fuertemente "desea", "sueña" y "visualiza" que versionas y eres la protagonista y cantas e interpretas "Hombres en Escabeche", o alguna serie en la tele, y sólo "imagina" el yoga, no lo practiques... absténte de todo aquello que ahora haces cada día para ser mejor y feliz y conseguir aquello que deseas y necesitas, incluyendo el batido de mango...
    Si así sentada todo eso ocurriera entonces podríamos creer en los milagros. Pero todos los milagros que creemos ocurren han tenido que ser realizados por otros: nuestras casas, nuestros árboles, hasta nuestros bebés y nuestra salud.
    De todas maneras basta leerte y seguirte para saber que vas a vivir siempre luchando por tus valores. Y eso estimula a quienes queremos intercambiar contigo lo mejor de nosotros mismos.
    También sé que algún día intercambiarás con una sonrisa de tu nieto esa frase hermosa que es tu vida vivida intensa y sabiamente.
    Así que adelante. Besos.
    Ruben.

    ReplyDelete
  2. Querido Ruben,
    Tú, tan bueno y generoso con tus palabras, tan conectado y tan sensible ante las cosas para las que no necesitamos ojos... gracias!
    Te mando un abrazo.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Sé el mejor lugar para tus niños

Sé ese lugar donde tus niños siempre quieran estar. Sé esa mamá/papá que cuida, que ama, que enseña, pero que entiende que el tiempo se pasa volando y que la infancia dura un suspiro. Mañana tu niño ya no será niño, será rápidamente un adolescente, y ahí seguido, un adulto. Ya no lo podrás “malcriar”, no lo podrás cargar ni aprovechar el calorcito de su cuerpo mientras duerme, tampoco se reirá a carcajadas contigo en un ataque de cosquillas o en una guerra de almohadas. Sé ese papá/mamá con la habilidad de repartir tu tiempo consecuentemente con esta realidad y aprovecha cada que puedas para jugar, para correr, para abrazar, para arruncharte con tu cachorro, en un abrir y cerrar de ojos ya no tendrá el mismo entusiasmo para pasar tiempo contigo. ¡Relájate y disfrútalo! No temas derretirte con él, no tienes que demostrarle nada a nadie, porque cuando veas que tu niño respeta su turno en la fila, que no agrede a los demás, que sigue las instrucciones de su maestra, que no

La rutina en homeschool

La cuarentena me trajo de vuelta a Samuel tiempo completo, pero ahora también al Samuel estudiante de escuela.  A pesar de que siempre estuvimos jugando a aprender, apenas en agosto entró a a vivir la experiencia del colegio.  Para eso me hice mi propio horario basado en las mismas horas que venía teniendo en su rutina, y le sumé mi teoría de que aprender jugando siempre será un camino más efectivo. Los primeros días fueron muy raros, él estaba como de vacaciones, pero con la responsabilidad de las tareas, y yo, bueno yo tratando de acomodar todo para lograr una buena experiencia, amable para los dos, ¡y lo hemos ido logrando! Yo creo que la parte visual es muy importante, porque además de que le das la instrucción, también la está viendo, además de que mantenernos dentro de un orden, con tiempos, resulta muy eficaz. Para lograrlo, usé este horario grande, con papeles de colores, que puedo modificar día a día dependiendo de lo que le dan, y a medida que lo va haciendo,