Skip to main content

Perdón y oportunismo

Mi opinión es muy mía y la comparto porque me hace bien escribir, así que es una acción puramente egoísta. 
No escribo porque sea una conocedora de las leyes, tampoco de hechos históricos exactos, no soy abogada ni me dedico a la política. Tampoco estoy graduada en letras ni en sicología, o sea que en términos de jueces terrenales, no soy nadie.
Yo soy una simple ciudadana, común y corriente, que ha vivido como muchos de ustedes los estragos de la guerra provocada por los grupos insurgentes del M-19 (en su momento), las FARC, el ELN y EPL, desconozco si hay más. Más allá de sentir pavor de viajar por carretera en el tiempo de las pescas milagrosas, ninguno de mis familiares ha sido secuestrado, tampoco nos han extorsionado. No nos han matado a nadie ni han reclutado a ninguno de nuestros niños, a Dios gracias, pero nos pudo haber pasado o nos puede pasar si las cosas siguen como van.
Los problemas que he vivido se identifican con los de otros miles de colombianos, pobreza, corrupción, falta de oportunidades, inseguridad, en fin.

Quienes me conocen saben que soy una persona que ama la vida con todos sus matices y que trato siempre de ponerme en el lugar del otro, no porque sea una iluminada ni mucho menos, sino para tratar de entender todos los puntos de vista, y todo este tema de la paz de Colombia me tiene con la cabeza como un tambor pensando en lo raros, incoherentes y oportunistas que somos los seres humanos. 
Nuestros padres, abuelos, maestros, libros que leemos, campañas educativas, religiones y demás no se cansan de repetirnos lo malo que es robar, matar, mentir, agredir, entre muchas otras cosas. Nos hablan de ética y moral desde que tenemos uso de razón. Yo tengo un niño de 2 años y lo hago también, trato de que entienda desde ya que todo en la vida son decisiones, día a día, minuto a minuto, y de esas decisiones depende su futuro inmediato porque todo tiene consecuencias, buenas o malas, de acuerdo a lo que haya elegido. Punto. ¿No es tan complicado de entender o si?

¿Cuál es el lío con que los delincuentes de un grupo que ha sido calificado como uno de los más terroristas del mundo pague por sus atrocidades?… ¿Dónde queda todo lo que nos han enseñado de lo que es correcto y no?… ¿Qué tiene que ver el perdón con que ellos asuman (con los pantaloncitos bien puestos) las consecuencias de sus delitos?… ¿Por qué tenemos que tener consideraciones con ellos y no con los demás asesinos, violadores, secuestradores, ladrones, que han sido procesados? 
Veo que hablan y hablan de perdón, pero perdón no es evitar que paguen lo que deben en esta vida, tampoco premiarlos. No metan a Jesús y su enseñanza de poner la otra mejilla, tampoco a Ghandi, ni a la Madre Teresa, estamos hablando de asesinos que quieren poder, de esquizofrénicos que han robado, violado y obligado a niños de 8 años a empuñar un fusil y se los han arrancado a sus madres (después de haberla violado a ella también, por supuesto).  
Lo que me han enseñado indica que lo que esa gente tiene que hacer es entrar a una cárcel con una condena correspondiente a lo que hicieron, incluso de tres cadenas perpetuas si fuera lo justo. Ellos están cansados de pelear porque ya están viejos como para estar en el monte. Los niños y jóvenes que han reclutado también deben estar hasta la coronilla de la tal lucha que lo único que les ha traído es miseria, o sea que según eso somos nosotros los que tenemos el sartén por el mango. No están en posición de exigir nada. No se pide perdón “ofreciendo perdón” ni diciendo que se tiene la mejor voluntad exigiéndole al ofendido prebendas, no se puede perdonar a alguien que ni siquiera reconoce el grado de falta y encima de todo quiere que lo premien validándole su maldad y justificándola, deberíamos dejarles saber de todas las formas posibles que así no funcionamos como país y que no nos pueden seguir extorsionando de ninguna manera, ni siquiera sicológicamente. Ese sería el derecho de las cosas, que la unión del pueblo fuera para eso, para que les quede claro que estamos cansados de la guerra que ellos DECIDIERON pelear... ¿Utopía?... entonces qué nos han enseñado toda la vida, ¿mentiras? ¿somos una remedo de civilización? ¿para qué nos enseñan todo eso, para actuar como dementes?

Por estos días leo a tanta gente que quiero y que admiro porque sé que son personas buenas, con corazones grandes, con ganas totales de que llegue la paz, pero que yo creía que estaban en un proceso más avanzado de conciencia y me doy cuenta que no, que no han comprendido todavía que el perdón, el amor al prójimo, la compasión no tienen nada que ver con ahorrarle al otro su propio aprendizaje, el que haya escogido. Las consecuencias de esto son gravísimas y rebotan en toda la humanidad, cuando no dejamos que los demás vivan y asuman sus propias vidas estamos afectando el curso natural de las cosas.
Si “perdonamos” a las FARC (que solitos reúnen todos los delitos juntos: extorsión, asesinato, narcotráfico, terrorismo, etc.) y les concedemos todo lo que están exigiendo, vamos a tener que “perdonar” al ELN, a Garavito por los más de 200 niños asesinados, a Popeye (que ya cumplió su condena), a  Samper (que pasó en blanco), a Andrés Felipe Arias, a los Nule, a Samuel Moreno, a los paramilitares, a los Rodríguez Orejuela, en fin, a cualquiera, tendremos que meterlos en el mismo saco porque de todos y cada uno de los habitantes de un país depende la paz, y como todos merecemos una segunda oportunidad vamos a tener que concederles todo lo que pidan, incluso dejarlos ejercer el cargo que quieran, como quieran, donde quieran, Garavito puede ser director del Bienestar Familiar, por ejemplo. Los veo con unas ganas intensas de perdonar a uno de los grupos más sanguinarios de la historia y al mismo tiempo sembrando odio contra Uribe a diestra y siniestra y contra todos los que votamos NO. Nos han dicho de todo y nos han insultado de todas las maneras posibles, apabullándonos con un ego que no tiene nada que ver con un corazón en paz.
Todas las historias tienen un villano y ese es el que al final de la historia paga por todo el daño que hizo, menos aquí. Repito, no les parece que los seres humanos somos muy raros, incoherentes y oportunistas?

En fin, amanecerá y veremos.

Comments

  1. En un mundo ideal, los colombianos estarían clamando al unísono que las FARC fueran destruidas, aniquiladas militarmente. Y sus cabecillas condenados a muerte. Pero eso requiere de esa sociedad ideal donde el miedo no paraliza a las multitudes, donde todos saben que las acciones deben tener consecuencias y los crímenes tienen que ser castigados.

    Hemos visto a un gran porcentaje de colombianos enérgicamente empujando, apoyando la aprobación del plebiscito y alegremente dispuestos a convivir con esos asesinos terroristas, brindarles completa impunidad, puestos en el congreso sin ser electos, sueldos y otros premios. Y no porque crean que son buenas personas, no. Es porque, ya sabemos, son malos y pueden hacer muchos daño. Dan miedo. Es mejor darles todo lo que piden.

    Las FARC no se van a conformar con migajas. Tienen planes mucho más ambiciosos y el miedo de algunos colombianos está a su favor.

    Larga vida a Alvaro Uribe y a los que se la juegan en Colombia por hacer las cosas bien.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El Síndrome del Hijo Unico

Hace unos días estaba hablando con una de mis amigas del alma, que tiene un niño de un año, acerca de su preocupación porque había tomado la decisión de no tener más bebés y lo que eso implicaba en el desarrollo y en la educación de su hijo, porque imagina que va a ser muy complejo criarlo lejos de esa posición de individualismo al no tener hermanitos con quién compartir la casa, la comida, la atención de la familia, etc. Me puse a investigar y según varios estudios sicológicos sobre el síndrome de hijo único este comportamiento es un mito que se ha perpetuado por generaciones pero que no tiene ningún sustento patológico. Dichas investigaciones y estudios han demostrado que no son diferentes a otros niños que provienen de hogares con más hijos, por lo tanto el problema es sociológico, eso significa que nosotros como adultos, padres y guías de esos niños podríamos producir un cambio positivo en sus vidas y por ahí derecho en las nuestras si cambiamos la manera de criarlos.

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Y sí, también soy latina.

Soy Claudia Arroyave. Soy actriz y cantante, productora, mamá, esposa, me gusta escribir y soy latina. Nunca he sido voluptuosa, tampoco he sido fit (de tener los músculos muy marcados), soy blanca como la leche y por años pensé que mi cuerpo no era suficiente.    Tuve muchos problemas con la comida desde siempre, (luego entendí que no era con la comida el problema, sino con otras cosas mucho más profundas que eso). Cuando entré a trabajar en televisión, en mi país, Colombia, vino el golpe más fuerte para mi autoestima.  Tuve el privilegio de trabajar siempre con actrices, que además de ser talentosas, eran hermosas, entonces tomó fuerza como una bola de nieve imparable todo este tema de mi relación con el espejo. Hice cien mil dietas, comí pechuga de pollo hervida en agua por días, atún hasta que casi me salen escamas y piña hasta que se me rajaba la lengua. Tomé pastillas adelgazantes con las que sentía que el mundo se me iba. Me maté de hambre, hice ejercicio por horas ha