Skip to main content

El poder de elegir

Paz, igualdad, respeto de las diferencias, tolerancia, son palabras que escuchamos constantemente, pero de las cuales estamos alejados... ¡alejadísimos!
Todo el mundo habla de "conseguir la paz", de "vivir en paz", incluso, de "negociar la paz", pero yo creo que reconciliarnos con nosotros mismos es el primer paso para lograr que esas intenciones se conviertan en realidades.

Todos venimos a este mundo sin saber qué vida nos va a tocar, qué necesidades vamos a tener y cómo va a ser el camino, para unos será más fácil que para otros, pero estoy segura de que todos cargamos nuestras propias cruces y como vivimos en una sociedad donde todo lo que hagamos influye de una u otra forma en los demás, pues por eso padecemos tanto colectivamente.

No podemos andar por el mundo culpando a los demás de las cosas que hemos vivido, aunque sean las más dolorosas y las más injustas, no podemos llenarnos de resentimiento y reflejarlo en los demás, en la pareja, en el vecino, la profesora, el policía, el señor que nos atiende en el banco o el del carro de atrás, porque por eso el mundo es un mar de frustraciones juntas. Somos una sociedad enferma porque somos un grupo de individuos enfermos y mientras eso continúe el planeta tierra jamás va a ser un lugar de paz.
El cajero del supermercado no tiene la culpa de que yo haya tenido un mal día. Mi amiga con la que estudié en el colegio no tiene la culpa de haber podido estudiar en la universidad porque sus padres tenían dinero y los míos no, como tampoco tenía la culpa de vivir en una casa propia y hermosa, mientras nosotros vivíamos en arriendo y teníamos que cambiarnos de apartamentico cada dos o tres años. Yo no tengo la culpa de de que caerle mal al jefe de casting de un canal porque soy mujer. Y así sucesivamente, entre otras muchas otras cosas más fuertes y dolorosas que no cuento por respeto a mi intimidad, ¿me explico?

Imaginemos por un momento un mundo donde cada uno se responsabiliza de sus propios miedos, de sus traumas, de sus sentimientos, de sus sueños, de sus inseguridades, de sus angustias, de sus errores, de sus decisiones... ¡sería una maravilla!.... un mundo donde nos educamos emocionalmente, donde somos un poco menos títeres de otros que tienen influencia sobre nosotros, esos que están avivando fuegos para su propio beneficio, que son muchos, los he visto vestidos de 'líderes", de políticos y hasta de pastores.

Reconciliémonos con nosotros mismos!... aprendamos a superar el dolor, a no culparnos ni a culpar a otros, a entender que somos responsables de lo que sentimos, de lo que decimos y de lo que hacemos, si no hay nada más maravilloso para el ser humano que el libre albedrío: EL PODER DE ELEGIR, qué lindo suena eso y qué magia tienen esas palabras!!! (Repítalo por un momento en voz alta y vea cómo se siente).

Eduquemos niños capaces de eso, de comprender el valor que tiene el poder de elegir, para que sean adultos más sanos mentalmente. Enseñémosles que cada paso que damos trae consecuencias, buenas o malas, eso depende única y exclusivamente de nosotros mismos.
Si usted conoce una persona que se lamenta de su realidad (condición creada por ella misma, por su libre albedrío) no le avive irresponsablemente la evasión de sus actos y sus decisiones haciéndole creer que lo correcto es que venga alguien a solucionarle lo que mal eligió, más bien trate de reeducarlo.

Y esta manera de vivir aplica para todas las clases sociales, grupos raciales, minorías, etc., porque necesitados hay en todas partes del mundo y la pobreza es una palabra que abarca muchas cosas, no solo la parte material; los más pobres, los más necesitados, los más agobiados, no necesitan superhéroes que vayan a solucionarles la vida, necesitan comprender que también tienen el poder de cambiar sus vidas y sus realidades, que sí pueden, que son capaces de lo que sea que quieran hacer. Ya basta de echarle leña al fuego creando resentimientos agrupados, en lugar de crear una consciencia indivual que, entonces sí, va a traer beneficios colectivos.

Dejemos de estar esperando que alguien venga a salvarnos y volvámonos héroes de nuestra propia vida.





Comments

Popular posts from this blog

El Síndrome del Hijo Unico

Hace unos días estaba hablando con una de mis amigas del alma, que tiene un niño de un año, acerca de su preocupación porque había tomado la decisión de no tener más bebés y lo que eso implicaba en el desarrollo y en la educación de su hijo, porque imagina que va a ser muy complejo criarlo lejos de esa posición de individualismo al no tener hermanitos con quién compartir la casa, la comida, la atención de la familia, etc. Me puse a investigar y según varios estudios sicológicos sobre el síndrome de hijo único este comportamiento es un mito que se ha perpetuado por generaciones pero que no tiene ningún sustento patológico. Dichas investigaciones y estudios han demostrado que no son diferentes a otros niños que provienen de hogares con más hijos, por lo tanto el problema es sociológico, eso significa que nosotros como adultos, padres y guías de esos niños podríamos producir un cambio positivo en sus vidas y por ahí derecho en las nuestras si cambiamos la manera de criarlos.

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Y sí, también soy latina.

Soy Claudia Arroyave. Soy actriz y cantante, productora, mamá, esposa, me gusta escribir y soy latina. Nunca he sido voluptuosa, tampoco he sido fit (de tener los músculos muy marcados), soy blanca como la leche y por años pensé que mi cuerpo no era suficiente.    Tuve muchos problemas con la comida desde siempre, (luego entendí que no era con la comida el problema, sino con otras cosas mucho más profundas que eso). Cuando entré a trabajar en televisión, en mi país, Colombia, vino el golpe más fuerte para mi autoestima.  Tuve el privilegio de trabajar siempre con actrices, que además de ser talentosas, eran hermosas, entonces tomó fuerza como una bola de nieve imparable todo este tema de mi relación con el espejo. Hice cien mil dietas, comí pechuga de pollo hervida en agua por días, atún hasta que casi me salen escamas y piña hasta que se me rajaba la lengua. Tomé pastillas adelgazantes con las que sentía que el mundo se me iba. Me maté de hambre, hice ejercicio por horas ha