Skip to main content

El fin del mundo

Que si el mundo se va a acabar?...pero claro!!!


Se acaba todos los días para un promedio de 90.000 personas en todo el mundo que mueren de diferentes maneras: 
Por enfermedades cardiovasculares, respiratorias, digestivas, psiquiátricas, cáncer, diabetes, entre otras, aproximadamente 52.000. 
Por enfermedades transferidas, SIDA, tuberculosis, malaria, meningitis, dengue, lepra, entre otras, un aproximado de 12.000. 
Por lesiones causadas por accidentes de tránsito, caídas, envenenamiento, ahogamientos, fuego, entre otras, cerca de 5.000.
10.000 por enfermedades respiratorias, muertes prenatales y maternales; y por suicidios, violencia y guerra, alrededor de 4.500, sin olvidar las casi 1.000 que mueren por deficiencia alimentaria. 
Hay que tener en cuenta que mientras yo escribo y ustedes leen, las cifras aumentan.


Ahora bien, que si el mundo se va a acabar en el 2012 según los mayas, que si se va acabar según las profecías de Nostradamus, que si se va a acabar en el 2060 según Isaac Newton, que si nos van a invadir los extraterrestres para apoderarse de nosotros y esclavizarnos, es la manera que tiene la humanidad de no apersonarse de este mundo aquí y ahora. Parecemos locos tratando de encontrar un responsable que se haga cargo de la crisis en la que la humanidad se encuentra sumergida y de la cuál no somos capaces de salir porque no la queremos asumir.


Si analizamos las cifras de arriba la mayoría de las muertes son responsabilidad nuestra. No comer saludablemente, usar drogas, fumar, beber, no aprender a manejar el estrés hace que nuestro cuerpo reaccione y desarrolle cáncer, diabetes, depresión y enfermedades del corazón, sumado a la violencia, el egoísmo, la promiscuidad, la intolerancia y demás.
No quiero sonar para nada moralista porque esto tiene que ver con algo mucho más delicado: NOS ESTAMOS MATANDO!!!
Y de dónde sale todo esto?, el no cuidarnos, el actuar sin sentido, el jugar a lo superficiales que somos que nos hace tan increíblemente autodestructivos?....pues de la estupidez, de la estupidez y del mal uso de nuestra inteligencia dada precisamente para diferenciarnos de los animales. Lo que estamos viendo como consecuencia es una bomba que estalla encima de nosotros mismos acabando con la posibilidad de que logremos alargar un poquito nuestra existencia en esta tierra, y no solamente alargarla sino enriquecerla.


Hagamos un pequeño recorrido por las noticias del día:
En Chile murió el joven homosexual Daniel Zamudio a manos de neonazis (están leyendo bien, neonazis en pleno siglo XXI, qué ridiculez!!!) de la manera más violenta y atroz que alguien pueda imaginar. 
En Cuba mientras el Papa Benedicto XVI cumplía con su visita buscando un espacio más representativo para la Iglesia Católica, como normalmente sucede en los otros países, un hombre de manera calmada y muy arriesgada grito "abajo el comunismo" y fue sacado a golpes por varios hombres, entre ellos un integrante de la Cruz Roja (están leyendo bien, de la Cruz Roja) quién le pegó incluso con el palo de la bandera que cargaba orgulloso.
En Venezuela Chávez tiene la desfachatez de decir que su país está muy bien en materia de seguridad, según él no hay secuestros en las calles, ni robos, ni asesinatos, mejor dicho, el paraíso, cuando la gente se queja de lo difícil que se ha vuelto vivir en Venezuela (totalmente absurdo!!!).
En Africa, Indonesia y Asia, 6.000 niñas al día son sometidas a la mutilación de sus genitales (sin palabras).
En Estados Unidos un avión debe aterrizar de emergencia porque su piloto entró en ataque de pánico y perdió la cordura (¿ataque de pánico?...piloto de un avión!).
Y en Colombia....bueno, Colombia es un país en guerra. El conflicto armado es un cáncer difícil de extirpar y si le sumamos la intolerancia en las calles, los jóvenes vándalos que acaban con el sistema de transporte cada vez que no están de acuerdo con algo, los que se estallaron en su casa por estar haciendo bombas (eso sí, murieron tomándose unos traguitos y fumándose unas cositas), la venganza a manos de hombres que creen que sus mujeres son infieles con ácido en la cara, los niños de la guerra y no quiero mencionar la ineptitud de nuestros gobernantes porque nosotros mismos los escogimos y porque somos parte activa de una sociedad, muy fácil vivir echándole la culpa al Gobierno, al vecino, a los mayas, a Nostradamus ó a los extraterrestres. 


La humanidad ha vivido momentos inconscientes siempre a través de la historia, pero es como si con el tiempo ó no sé si es mientras uno más viejo se pone, el panorama va cogiendo un tinte aterrador.
Pero a qué voy con todo esto?...a que es hora de que pensemos qué estamos haciendo para tener una mejor calidad de vida, para vivir y dejar vivir, respetar para que me respeten, entender que somos muchos viviendo en un mismo pedazo de tierra y que de lo que hagamos cada uno depende el bienestar de todos. No es tan difícil de entender o sí?...yo nunca he medido mi coeficiente intelectual pero estoy segura que estoy lejos de ser un genio y sin embargo lo entiendo perfectamente.


Concentrémonos en los niños para que no crezcan seres resentidos y llenos de odio, para que se quieran mucho a sí mismos y de esa forma puedan querer a los demás, para que tengan sentido de pertenencia y entiendan que la vida es mucho más que clasificar a la gente despectivamente, que es muy importante comprender que el mundo está habitado de una variedad enorme de razas, colores, estratos sociales, culturas, creencias religiosas, inclinaciones sexuales y que podemos no estar de acuerdo pero siempre, por encima de todo está el respeto y la inteligencia, la capacidad de razonar.


Y después de cuestionarte tu mundo personal, qué dices, se va a acabar?...ó estás esperando que haya un terremoto, un tsunami, un atentado para tener a quién echarle la culpa.




Comments

  1. El mundo no se acabará nunca. Simplemente lo que ha pasado es que, desde sus orígenes con el big bang, ha venido cambiando de estado, y eso volverá a suceder: la raza humana desaparecerá para darle paso a un nuevo ciclo de evolución, que quizás, dure varios millones de años. Antes de que esto pase, vendrán varias, quizás muchas generaciones más de nuestros hijos, nietos, bisnietos, etc. Lo que propones es que en este pequeño pedazo del ciclo por el que pasamos nos hagamos la vida más fácil: estamos de acuerdo. Pero eso no se lo puedo pedir a nadie: simplemente debo hacer mi aporte, propender para que mis hijos lo hagan, etc. El que no comprenda, o no quiera, pues allá él: no puedo hacer anda para cambiar al resto de la humanidad.

    ReplyDelete
  2. Excelente Clau! totalmente de acuerdo contigo!
    Escribes muy lindo y claro.
    Besos

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El Síndrome del Hijo Unico

Hace unos días estaba hablando con una de mis amigas del alma, que tiene un niño de un año, acerca de su preocupación porque había tomado la decisión de no tener más bebés y lo que eso implicaba en el desarrollo y en la educación de su hijo, porque imagina que va a ser muy complejo criarlo lejos de esa posición de individualismo al no tener hermanitos con quién compartir la casa, la comida, la atención de la familia, etc. Me puse a investigar y según varios estudios sicológicos sobre el síndrome de hijo único este comportamiento es un mito que se ha perpetuado por generaciones pero que no tiene ningún sustento patológico. Dichas investigaciones y estudios han demostrado que no son diferentes a otros niños que provienen de hogares con más hijos, por lo tanto el problema es sociológico, eso significa que nosotros como adultos, padres y guías de esos niños podríamos producir un cambio positivo en sus vidas y por ahí derecho en las nuestras si cambiamos la manera de criarlos.

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Y sí, también soy latina.

Soy Claudia Arroyave. Soy actriz y cantante, productora, mamá, esposa, me gusta escribir y soy latina. Nunca he sido voluptuosa, tampoco he sido fit (de tener los músculos muy marcados), soy blanca como la leche y por años pensé que mi cuerpo no era suficiente.    Tuve muchos problemas con la comida desde siempre, (luego entendí que no era con la comida el problema, sino con otras cosas mucho más profundas que eso). Cuando entré a trabajar en televisión, en mi país, Colombia, vino el golpe más fuerte para mi autoestima.  Tuve el privilegio de trabajar siempre con actrices, que además de ser talentosas, eran hermosas, entonces tomó fuerza como una bola de nieve imparable todo este tema de mi relación con el espejo. Hice cien mil dietas, comí pechuga de pollo hervida en agua por días, atún hasta que casi me salen escamas y piña hasta que se me rajaba la lengua. Tomé pastillas adelgazantes con las que sentía que el mundo se me iba. Me maté de hambre, hice ejercicio por horas ha