Skip to main content

INGRID Y SU MALICIA INDIGENA

La prestigiosa ex candidata a la presidencia de la República de Colombia y nacionalizada con orgullo  "francesa" Ingrid Betancourt,  ha decidido sacar sin vergüenza alguna la tan popular llamada "malicia indígena". Ella, toda una fiel representante de la cultura europea y de la alta sociedad colombiana nos viene a salir con semejante desfachatez. La nominada al Premio Nobel de Paz, la misma que lloró y agradeció el día de su rescate al gobierno colombiano y al ejército por haberla rescatado de las garras del monstruo al que ella misma decidió entregarse en bandeja de plata. Pero hasta dónde vamos a llegar, a dónde se fue de paseo la sensatez?

El tema con el Presidente Uribe no me preocupa tanto, al fin y al cabo sé que los que no reconocen hoy en día su labor lo harán en un futuro, después de todo, Colombia es un país sin memoria. Si los bandidos después del tiempo se postulan a presidentes y la gente les da crédito a pesar de haber cometido hechos terrroristas y de vandalismo, como la toma del Palacio de Justicia que todos tuvimos la oportunidad de ver en vivo y en directo al mejor estilo de una película de Hollywood y, sin embargo, hoy vemos a Gustavo Petro y a Antonio Navarro Wolff como respetables exponentes de una ideología política y han estado incluso, en el Senado, pues por qué no van a reconocer algunos en un futuro al presidente Alvaro Uribe como el mejor presidente que ha tenido Colombia. Veamos, con Samper no he visto tanto apasionamiento ni recordación en cuanto al 8.000, tampoco con los errores que cometió Gaviria, ni a Pastrana se le ha condenado la zona de despeje. Espero que lo mismo pase con el único que ha hecho algo significativo.

Pero volviendo a Ingrid, como están los tiempos uno pensaría que cada vez menos las buenas acciones tienen la recompensa que se merecen. Para qué entonces actuar correctamente si hoy el que da sale debiendo. Definitivamente la bajeza no tiene estrato, no respeta condición social, ni cultural. Esa señora podrá ser muy estudiada, hablar tres idiomas, tener dos nacionalidades, escribir libros, tener nominaciones a premios internacionales, pero se comporta como el más bajo de los seres humanos. O quién sabe, a lo mejor dejó la cordura colgada en la rama de un árbol de la selva colombiana o  anclada en el corazón de alguno de sus "nuevos mejores amigos", o no, quizás le faltaron unos 6 añitos más para aprender a diferenciar al enemigo.

Si yo fuera el Estado me conseguiría el mejor abogado y la demandaría a ella por tantos años de lucha tratando de rescatarla. Haría lo que hizo Alemania con la mujer que viajó al Tayrona a pesar de la advertencia del ministerio del exterior de su país y que al final, ya secuestrada en una hermosa montaña colombiana, Alemania pagó el rescate. Eso sí, después de  tenerla sana y salva de vuelta en casa le pasaron la cuenta de cobro por los gastos correspondientes a su necesidad de aventurar. Que hagan lo mismo con Ingrid, todos vimos las imágenes en las que ella entraba con Clara Rojas caminando monte adentro a pesar de las tantas advertencias. Que asuma ella su decisión o que lo hagan las FARC, directos responsables, porque o sino imagínese, vámonos todos al monte a que nos secuestren, después cobramos, nos exiliamos con la platica y listo!

Comments

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Lamento el sufrimiento que padeció y que hizo padecer a sus familia, pero lo de Ingrid fue solamente la consecuencia del capricho de la niñita rica.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Sé el mejor lugar para tus niños

Sé ese lugar donde tus niños siempre quieran estar. Sé esa mamá/papá que cuida, que ama, que enseña, pero que entiende que el tiempo se pasa volando y que la infancia dura un suspiro. Mañana tu niño ya no será niño, será rápidamente un adolescente, y ahí seguido, un adulto. Ya no lo podrás “malcriar”, no lo podrás cargar ni aprovechar el calorcito de su cuerpo mientras duerme, tampoco se reirá a carcajadas contigo en un ataque de cosquillas o en una guerra de almohadas. Sé ese papá/mamá con la habilidad de repartir tu tiempo consecuentemente con esta realidad y aprovecha cada que puedas para jugar, para correr, para abrazar, para arruncharte con tu cachorro, en un abrir y cerrar de ojos ya no tendrá el mismo entusiasmo para pasar tiempo contigo. ¡Relájate y disfrútalo! No temas derretirte con él, no tienes que demostrarle nada a nadie, porque cuando veas que tu niño respeta su turno en la fila, que no agrede a los demás, que sigue las instrucciones de su maestra, que no

Los 365 días de la mujer

Hoy es un día muy especial, porque hoy se celebra un día de los 365 días de la mujer. Amo ser mujer y amo mi naturaleza, por eso quiero seguir sintiéndome femenina, vestirme de rosado y ponerme tacones (ya no mucho, porque con hijos chiquitos la cosa se complica), o como yo quiera vestirme, pero quiero sentirme como una flor, que me abran la puerta del carro y me paguen la cuenta, y aún así, sentirme fuerte y capaz. No quiero vivir en una lucha constante por demostrar lo grande soy, por eso prefiero la palabra PODEROSA a empoderada, porque las mujeres ¡somos PODEROSAS! Amo ser mujer porque nuestra naturaleza es hermosa, es productiva, es creadora, somos dadoras de vida!!!... Somos capaces de hacer la comida, mientras enviamos un email, armamos un carrito de lego, planeamos nuestra agenda de la semana y pedimos una cita médica por teléfono, incluso cuando tenemos gripa, nos duele algo o estamos cansadas. Amo ser mujer porque sembramos belleza por donde pasamos, somos capac