Skip to main content

LA NIÑA MAS FELIZ DEL MUNDO (Cuento)

Si alguien me preguntara alguna vez cuántas estrellas le caben al cielo, no sabría que contestar.

Una vez, mientras acampaba con mis amigas de la escuela en el patio de atrás de la casa de Rebeca, mi mejor amiga, con la carpa de Hello Kitty que su tía Francisca le regaló de navidad porque nunca tuvo hijos y Rebe siempre fue su adoración, nos acostamos en el pasto a ver pasar las nubes y rogábamos al cielo la oportunidad tan esperada de que pasara una estrella fugaz y se nos cumpliera un deseo, el que cada una tuviera guardado en lo más profundo de su corazón, el deseo más deseado. Yo por ejemplo, lo que más anhelaba era que Juan, el niño más lindo de mi escuela se acercara para hablarme mientras jugábamos en la hora de descanso, soñaba que podía sentarme a su lado en el salón de clases por un milagro inexplicable en el que me adelantaban de curso porque yo estaba en Segundo B y Juan en Tercero A, imaginaba que se sentaría a mi lado en el bus todas la mañanas, porque en las tardes me iba con Rebeca, mi mejor amiga, hasta su casa y mi mamá me recogía en la noches a la vuelta del trabajo.

Pero eran tantas, tan hermosas, y tan brillantes las estrellas del cielo, que era casi imposible tener la suerte de ver la estrella fugaz que nos cambiaría la vida, o por lo menos a mí, si lograba que Juan me dijera aunque fuera un hola, sería la niña más feliz del mundo.

Y si alguien me preguntara alguna vez cuántas flores le caben a un jardín, no sabría que contestar.

Una vez, mientras esperábamos con mis amigas a que tocaran la campana que tanto nos molestaba porque nos obligaba a entrar a clase después de estar hablando delicioso bajo el sol de mayo, nos hicimos al lado del jardín más bonito y más grande de toda la escuela, y nos sentamos a hablar y a soñar con el momento exacto en que cada una de nosotras recibiría la flor que tantas veces soñamos entre tantas flores.

Pero eran tantas, tan hermosas y tan distintas las flores de aquel jardín que era casi imposible escoger una que nos diera la suerte de tener en frente al niño que tanto nos gustaba. En mi caso, si Juan me regalaba una, cualquiera de las que estaban allí, sería la niña más feliz del mundo.

Y si alguien me preguntara alguna vez cuántos sueños caben en los días y las noches de las niñas como yo, ahí sí sabría que contestar.

Una vez, mientras hablaba con Rebeca, mi mejor amiga, y mis otras amigas de la escuela descubrimos que todas soñábamos con lo mismo. Nos dimos cuenta de que siempre nos sentábamos en la misma mesa de la cafetería donde podíamos ver estratégicamente a los niños que tanto nos gustaban, nos arreglábamos el peinado que cada una traía desde su casa, nos acomodábamos la falda del uniforme y esperábamos con ansias que nos vieran y se dieran cuenta de que estábamos ahí esperando una luz en sus ojos. Yo por ejemplo, esperaba que Juan notara mi presencia y viniera hacia mí en su caballito de madera inventado por mi imaginación, con la flor en la mano que tantas veces traté de escoger y no pude porque todas me gustaban, y me perdía en sus ojos mientras lo veía jugando fútbol con Ramón, el niño que le gustaba a Rebeca mi mejor amiga, y ella se perdía en los suyos, y así cada una con el suyo, y entonces ahí nos encontrábamos todas en un mismo sueño.

Uno es la respuesta, miles de millones de estrellas en el cielo, cientos de flores en el jardín y un solo sueño en nuestro corazón, el niño de nuestros ojos. En mi caso, si Juan me hubiera prestado sus ojos aunque fuera un ratito, yo hubiera sido la niña más feliz del mundo.

Comments

Post a Comment

Popular posts from this blog

El Síndrome del Hijo Unico

Hace unos días estaba hablando con una de mis amigas del alma, que tiene un niño de un año, acerca de su preocupación porque había tomado la decisión de no tener más bebés y lo que eso implicaba en el desarrollo y en la educación de su hijo, porque imagina que va a ser muy complejo criarlo lejos de esa posición de individualismo al no tener hermanitos con quién compartir la casa, la comida, la atención de la familia, etc. Me puse a investigar y según varios estudios sicológicos sobre el síndrome de hijo único este comportamiento es un mito que se ha perpetuado por generaciones pero que no tiene ningún sustento patológico. Dichas investigaciones y estudios han demostrado que no son diferentes a otros niños que provienen de hogares con más hijos, por lo tanto el problema es sociológico, eso significa que nosotros como adultos, padres y guías de esos niños podríamos producir un cambio positivo en sus vidas y por ahí derecho en las nuestras si cambiamos la manera de criarlos.

Momento de sentimientos encontrados

Son las 10:30 de la noche, te sientas sola en la primera silla que encuentras para ¡por fin descansar un poco!, y ves este panorama (ver foto)... Yo le llamo “el momento de los sentimientos encontrados”. Ese momento que parece sencillo, normal, cero drama, en realidad te da ganas de llorar, gritar o salir corriendo. Estás cansada. Muy cansada. Se te acelera el pulso, te inunda la frustración, sientes que no das más, y mientras ves qué hacer con todo eso que sientes, vas siguiendo con los ojos la torre de chucherías, el palo del parque pegado con cinta en el piso del que sale un hilo de los que le regaló la abuela mientras cosía, sosteniendo el King Kong que con su hacha parece romper el cartoncito donde viene envuelto el papel higiénico, quien a su vez está cubierto por una ensaladera de plástico de la cocina, y de pronto, como por arte de magia, empiezas a sonreír. Sigues el recorrido de los carritos puestos en orden de tamaño y color, hasta que llegas a lo que para ti es, literalment

Y sí, también soy latina.

Soy Claudia Arroyave. Soy actriz y cantante, productora, mamá, esposa, me gusta escribir y soy latina. Nunca he sido voluptuosa, tampoco he sido fit (de tener los músculos muy marcados), soy blanca como la leche y por años pensé que mi cuerpo no era suficiente.    Tuve muchos problemas con la comida desde siempre, (luego entendí que no era con la comida el problema, sino con otras cosas mucho más profundas que eso). Cuando entré a trabajar en televisión, en mi país, Colombia, vino el golpe más fuerte para mi autoestima.  Tuve el privilegio de trabajar siempre con actrices, que además de ser talentosas, eran hermosas, entonces tomó fuerza como una bola de nieve imparable todo este tema de mi relación con el espejo. Hice cien mil dietas, comí pechuga de pollo hervida en agua por días, atún hasta que casi me salen escamas y piña hasta que se me rajaba la lengua. Tomé pastillas adelgazantes con las que sentía que el mundo se me iba. Me maté de hambre, hice ejercicio por horas ha