Skip to main content

Los 365 días de la mujer

Hoy es un día muy especial, porque hoy se celebra un día de los 365 días de la mujer.

Amo ser mujer y amo mi naturaleza, por eso quiero seguir sintiéndome femenina, vestirme de rosado y ponerme tacones (ya no mucho, porque con hijos chiquitos la cosa se complica), o como yo quiera vestirme, pero quiero sentirme como una flor, que me abran la puerta del carro y me paguen la cuenta, y aún así, sentirme fuerte y capaz. No quiero vivir en una lucha constante por demostrar lo grande soy, por eso prefiero la palabra PODEROSA a empoderada, porque las mujeres ¡somos PODEROSAS!

Amo ser mujer porque nuestra naturaleza es hermosa, es productiva, es creadora, somos dadoras de vida!!!... Somos capaces de hacer la comida, mientras enviamos un email, armamos un carrito de lego, planeamos nuestra agenda de la semana y pedimos una cita médica por teléfono, incluso cuando tenemos gripa, nos duele algo o estamos cansadas.
Amo ser mujer porque sembramos belleza por donde pasamos, somos capaces de convertir cualquier rinconcito maluco, en un espacio hermoso y acogedor. Nos gusta lo bonito, que las cosas huelan rico, que haya magia.
Amo ser mujer porque encontramos todas las cosas “perdidas” de la casa (medias, zapatos, documentos, etc.), echamos la ropa sucia adentro de la cesta de la ropa sucia (no encima ni afuera), y ponemos el papel higiénico en el palito del papel higiénico cuando se acaba (por mencionar solo algunas de las cosas que parecen tontas, pero que OTROS no hacen), y lo hacemos porque entendemos, conectamos, actuamos, tenemos las pilas puestas.
Amo ser mujer porque soy dueña de mí, de mi cuerpo y de mis decisiones. No soy una víctima de los hombres, yo decido y actúo en consecuencia a eso.

Por eso quiero quiero desearles a todas una vida llena de orgullo y satisfacción, porque somos más que el resentimiento y el daño que nos han hecho. Somos sanación, somos complemento y podemos hacer con ellos un gran team.
Reconociéndonos en nuestra naturaleza, se aclaran todas las dudas, los miedos y las inseguridades.

¡Las mujeres SOMOS una maravilla!

Comments

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

ENSEÑAR A LOS NIÑOS EL HÁBITO DE AGRADECER

El Día de Acción de Gracias, Thanksgiving, se convirtió en mi tradición favorita al migrar a este país. Es la oportunidad perfecta de reunirse en familia a agradecer conscientemente por tantas y tantas cosas que vivimos día a día.
Pero agradecer debería ser un hábito tan importante y tan básico, como lavarse las manos antes de comer o bañarse todos los días, y así mismo tendríamos que enseñárselo a los niños. Y no me refiero a enseñarles a responder “gracias” cuando les entregamos algo en la mano o cuando alguien les dice que están lindos, no, va mucho más allá de eso. Me refiero a crear la buena costumbre, la rutina, de agradecer todo. 
Estudios aseguran que los niños aprenden en gran parte por imitación. Imitan palabras, gestos, dichos, la manera de reaccionar ante las emociones y todo lo que vean en nosotros, pero en el corre corre del día a día, se nos olvida agradecer más y quejarnos menos. Vivimos inconscientemente en función de reclamarle algo a la vida, al día, al tiempo, al cli…

ENSEÑAR A LOS NIÑOS A SER RESPETUOSOS

Educo a mi hijo para que sea una persona respetuosa.  Para que respete a las mujeres... y a los hombres. Para que respete a los adultos... y a los niños. Para que nos respete a nosotros, que somos sus padres...  y también a la profesora, a la persona que esté a su cargo cuando yo no esté o a un policía en la calle. Lo educo para que respete los animales, las flores, su cuerpo, sus cosas y las de los demás, para que espere su turno a la hora de jugar. Quiero que mi hijo sea un ser humano respetuoso de todos, no un respetuoso “selectivo o conveniente”.
En cuanto a las mujeres, específicamente, le explico que somos diferentes, sí diferentes, porque nuestro cerebro funciona muy distinto. Que hablamos más que los hombres (27.000 palabras en promedio al día, contra 10.000, o sea que necesitamos hablar), que tenemos más conexiones cerebrales entre los dos hemisferios y por eso podemos realizar varias tareas al mismo tiempo. Le cuento qué son las hormonas y cuanto influyen en nosotras, que de ellas…