Skip to main content

¿Los niños necesitan cantidad o calidad de tiempo?

En algún momento de la historia nos perdimos.
A alguien se le ocurrió asegurar que después de todo, lo importante con los niños era la calidad del tiempo que pasábamos con ellos, no la cantidad.

¿Pero por qué? ¿De dónde salió esa falsa idea?... Vamos a analizarlo con los distintos tipos de relaciones:

- En su trabajo.
¿Usted le dice a su jefe que va a ir solamente tres horas (de las ocho que le corresponden), porque lo importante es la calidad y no la cantidad?

- A su pareja.
¿Usted le dice que solo puede verla 15 minutos porque lo importante es la calidad de la actividad que hagan juntos?... Mmm... ¿En 15 minutos?

- A su mejor amiga (con la que podría hablar horas).
¿Usted le dice que hablen solo un ratico, porque lo importante es la calidad de lo que van a hablar y no el cuaderno entero que tienen por desatrazar? ¿Con lo rico que es hablar con las amigas?

- Si a usted le gusta estar en forma.
¿Son suficientes 20 minuticos "bien hechos", de ejercicio?

Si respondió NO a una o más preguntas, entonces usted sabe la respuesta. Es tan importante la calidad como la cantidad de tiempo en cualquier tipo de relación, mucho más si es con un niño pequeño que depende completamente de lo que usted decida por él.
No basta con una "buena media hora en el parque", con un "buen ratico antes del baño" o con un "tiempito que le sobra", mucho menos si ese tiempo es compartido con su Instagram, Facebook, Twitter, Snapchat, GOT, Netflix, emails, noticias, etc.
Los niños no son bobos, se dan cuenta de absolutamente todo. Saben si usted les está prestando atención o no y crean sus lazos afectivos a través del juego, por eso miden el amor dependiendo de quién juega más con él o no y quién le dedica más o menos tiempo.

Yo lo invito a que mientras esté con su hijo, guarde el celular (a menos de que lo use para las fotos).
Gócese este momento de su vida, ese rol de mamá/papá pleno, comprometido y consciente.
Yo sé que  estamos cansados, que tenemos mil cosas pendientes en la cabeza, pero le recuerdo que el tiempo se pasa volando, que hoy ese niño que necesita completamente de usted, va a crecer a un ritmo acelerado y llegará el día en que ni lo voltee a mirar (literalmente).

Recuerde que el tiempo mejor invertido con sus niños,  es el que está viviendo hoy, en unos años, ¡no se queje! 😉










Comments

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

Ejercicio sobre la lluvia de críticas

Siempre que hablo con mis amigas que son mamás, inevitablemente terminamos hablando de esto:  El agotamiento que producen las críticas.

Estamos convencidas de que ser mamá es una de las cosas más hermosas del mundo, y en eso coinciden los libros de maternidad, los artículos de las revistas, los comentarios de los demás (antes de que nazca el bebé) y la publicidad, pero nadie nos dice que vamos a enfrentarnos a todos los miedos, a retos extraordinarios, a descubrir valores que ni siquiera sabíamos que teníamos, a un mar constante de preguntas a la almohada sobre qué hacer y a una avalancha de juicios y críticas nunca antes vista. Hasta ahora todos los juicios eran acerca de tu trabajo y algunas veces, sobre tu manera de actuar frente a ciertas situaciones de la vida, y de repente te cae esta lluvia imparable en el momento más vulnerable de tu vida. 
El principio es lo más duro, porque no duermes nada, no tienes tiempo de comer, tienes los químicos del cerebro desequilibrados y las hormonas…

Perdón y oportunismo

Mi opinión es muy mía y la comparto porque me hace bien escribir, así que es una acción puramente egoísta.  No escribo porque sea una conocedora de las leyes, tampoco de hechos históricos exactos, no soy abogada ni me dedico a la política. Tampoco estoy graduada en letras ni en sicología, o sea que en términos de jueces terrenales, no soy nadie. Yo soy una simple ciudadana, común y corriente, que ha vivido como muchos de ustedes los estragos de la guerra provocada por los grupos insurgentes del M-19 (en su momento), las FARC, el ELN y EPL, desconozco si hay más. Más allá de sentir pavor de viajar por carretera en el tiempo de las pescas milagrosas, ninguno de mis familiares ha sido secuestrado, tampoco nos han extorsionado. No nos han matado a nadie ni han reclutado a ninguno de nuestros niños, a Dios gracias, pero nos pudo haber pasado o nos puede pasar si las cosas siguen como van. Los problemas que he vivido se identifican con los de otros miles de colombianos, pobreza, corrupción, …