Skip to main content

Mi ecuación de Disney (con niño pequeño a bordo)

Disney es el sueño de muchos y los que en algún momento dijimos "a mí no me llama tanto la atención", cambiamos de opinión cuando entramos a Magic Kingdom y vimos el castillo. Ahí mismo se convirtió en algo realmente ¡mágico!... por lo menos a mí me pasó así.

Pedro y yo fuimos hace algunos años y nos encantó. Ahora que tenemos a Samuel, habíamos hablado de cuál sería la edad ideal para llevarlo, porque vimos cómo Mickey Mouse se fue convirtiendo en su personaje favorito, y llegamos a la conclusión de que era mejor esperar un tiempo, cuando estuviera más grande.
Pero hace unos días, Pedro tuvo que tocar en Orlando y nos pidió que lo acompañáramos. Así que dijimos, bueno, ya estamos aquí, ya casi cumple 3 años, no tenemos que cambiar pañales... ¿por qué no?

Escogimos Animal Kingdom y Magic Kingdom.

Consejo primero y principal: No ir en verano. ¡Casi nos derretimos! Sudamos, sudamos y sudamos. Teníamos la ropa pegoteada por todas partes, el agua helada que comprábamos, era tibia al segundo y nos la tomábamos como si estuviéramos perdidos en el desierto, y si el niño es como Samuel que no hace siesta y no le gusta el coche, es una completa locura.
Como siempre yo cuento mi experiencia personal. Sé que cada experiencia es única.

Consejo segundo e importantísimo: Tener "fast pass". Si no tienes esa vaina, te puedes demorar hasta una hora haciendo la fila para montarte en algo que dura unos cuantos minutos. Si uno está solo, no importa, pero para un niño pequeño esa hora (sudada) se convierte en una segunda locura.

Creo que como mamás, y digo mamás porque el cerebro de los papás funciona diferente, idealizamos muchos momentos de nuestros hijos, como por ejemplo el viaje a Disney, y estamos convencidas de que va a disfrutar al máximo cada elefante mecánico, cada Donald pintado en la pared, cada cascada que cae del árbol. Y no es que Samuel no lo haya disfrutado, si le preguntas que si le gustó dice que sí, lo que pasa es que mi cabeza había elucubrado otra cosa... nada raro en mí.

Así que aquí está mi ecuación de Disney (con niño pequeño a bordo):


"Niño de 2 años + 94º F - Fast Pass = Tenemos que volver en Enero o Febrero" 


Después de todo, Disney es Disney. 




Comments

Post a Comment

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

Ejercicio sobre la lluvia de críticas

Siempre que hablo con mis amigas que son mamás, inevitablemente terminamos hablando de esto:  El agotamiento que producen las críticas.

Estamos convencidas de que ser mamá es una de las cosas más hermosas del mundo, y en eso coinciden los libros de maternidad, los artículos de las revistas, los comentarios de los demás (antes de que nazca el bebé) y la publicidad, pero nadie nos dice que vamos a enfrentarnos a todos los miedos, a retos extraordinarios, a descubrir valores que ni siquiera sabíamos que teníamos, a un mar constante de preguntas a la almohada sobre qué hacer y a una avalancha de juicios y críticas nunca antes vista. Hasta ahora todos los juicios eran acerca de tu trabajo y algunas veces, sobre tu manera de actuar frente a ciertas situaciones de la vida, y de repente te cae esta lluvia imparable en el momento más vulnerable de tu vida. 
El principio es lo más duro, porque no duermes nada, no tienes tiempo de comer, tienes los químicos del cerebro desequilibrados y las hormonas…

Perdón y oportunismo

Mi opinión es muy mía y la comparto porque me hace bien escribir, así que es una acción puramente egoísta.  No escribo porque sea una conocedora de las leyes, tampoco de hechos históricos exactos, no soy abogada ni me dedico a la política. Tampoco estoy graduada en letras ni en sicología, o sea que en términos de jueces terrenales, no soy nadie. Yo soy una simple ciudadana, común y corriente, que ha vivido como muchos de ustedes los estragos de la guerra provocada por los grupos insurgentes del M-19 (en su momento), las FARC, el ELN y EPL, desconozco si hay más. Más allá de sentir pavor de viajar por carretera en el tiempo de las pescas milagrosas, ninguno de mis familiares ha sido secuestrado, tampoco nos han extorsionado. No nos han matado a nadie ni han reclutado a ninguno de nuestros niños, a Dios gracias, pero nos pudo haber pasado o nos puede pasar si las cosas siguen como van. Los problemas que he vivido se identifican con los de otros miles de colombianos, pobreza, corrupción, …