Skip to main content

¿Amar o querer?

Siempre me ha llamado la atención que no todas las personas usamos las mismas palabras para expresar el amor, unos usan “te quiero” y otros usamos “te amo”. 
¿Tendrá que ver con la manera en que lo aprendemos o en cómo realmente lo sentimos?

Según la Real Academia de la Lengua Española no son lo mismo, tienen significados diferentes. Querer: Desear o apetecer. 
Amar: Tener amor a alguien o algo. Por lo tanto “amar” es un sentimiento altruista y desinteresado, mientras que “querer” es un deseo que implica buscar una satisfacción.
A mí modo de ver “te amo” es más profundo que “te quiero”, aunque puede ser una simple percepción porque cada uno expresa el amor como mejor le parezca, pero creo que la palabra “amar” implica muchísimas más cosas: generosidad, cuidar, apoyar, respetar, comprometerse, romper esquemas, acompañar, ceder, proyectarse con esa persona, en fin, es un todo. 

Amar es un sentimiento que nace naturalmente, es decir, fluye o no, pero una vez se siente debe cultivarse como cuando nace una flor en un jardín y tienes que echarle agüita todos los días para mantenerla viva. 
En ese orden de ideas amar a los de uno, a la familia de sangre, es muy fácil. A los padres (y más si fueron amorosos), a lo hermanos, tíos, primos y todas esas personas con que crecimos que nos conocen de toda la vida, que saben nuestros gustos y defectos, con quienes hemos peleado y nos hemos reconciliado, con quienes hemos vivido un sinnúmero de situaciones diversas, unas felices y otras no, pero con seguridad fraternales. 
A lo que voy es a que no hay mucha gracia en amar a los de uno, el verdadero mérito está en amar a las personas que escogemos por el camino, a nuestra pareja con la que decidimos vivir la vida, formar nuestra propia familia, y a los amigos, ¿o ustedes cuando han escuchado a alguien decir mi “ex mamá” o “mi ex hermano”? Nunca.

Tal vez a eso se referían Jesús, Benedetti, Ghandi, la Madre Teresa de Calcuta y los grandes pensadores y poetas a través de la historia cuando hablaban de amor, de amar al prójimo como a ti mismo, y tal vez porque no lo hemos entendido es que el mundo es tan disfuncional. 
Permanecemos protegidos, resguardados en los amores obvios, los fáciles, a los que no tenemos mucho que hacerle, a los que no hay que echarle agüita todos los días para mantenerlos vivos, pero a los otros, a los que implican los esfuerzos del día a día, de reconocer las diferencias culturales, de educación, los gustos en la comida, en la manera de vestir, en la concepción del mundo (porque cada hogar es un universo), los vamos dejando tiraditos por el camino cuando vemos que tenemos que hacer más de lo que estamos acostumbrados. 

¿No será que nos preocupamos mucho por ser "exitosos" en la vida, nos preparamos para ser los mejores profesionales, pero en el amor somos unos mediocres? ¿No será que somos cómodos y facilistas a la hora de “amar” y preferimos “querer”? ... no sé, digo yo.

Comments

  1. Muy bueno como siempre mi Clau. Yo amo profundamente :).

    ReplyDelete
  2. Muy bueno como siempre mi Clau. Yo amo profundamente :).

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias Barbi!... Eso debería hacer todo el mundo, sobretodo cuando vale la pena. ;)

      Delete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

ENSEÑAR A LOS NIÑOS EL HÁBITO DE AGRADECER

El Día de Acción de Gracias, Thanksgiving, se convirtió en mi tradición favorita al migrar a este país. Es la oportunidad perfecta de reunirse en familia a agradecer conscientemente por tantas y tantas cosas que vivimos día a día.
Pero agradecer debería ser un hábito tan importante y tan básico, como lavarse las manos antes de comer o bañarse todos los días, y así mismo tendríamos que enseñárselo a los niños. Y no me refiero a enseñarles a responder “gracias” cuando les entregamos algo en la mano o cuando alguien les dice que están lindos, no, va mucho más allá de eso. Me refiero a crear la buena costumbre, la rutina, de agradecer todo. 
Estudios aseguran que los niños aprenden en gran parte por imitación. Imitan palabras, gestos, dichos, la manera de reaccionar ante las emociones y todo lo que vean en nosotros, pero en el corre corre del día a día, se nos olvida agradecer más y quejarnos menos. Vivimos inconscientemente en función de reclamarle algo a la vida, al día, al tiempo, al cli…

Ejercicio sobre la lluvia de críticas

Siempre que hablo con mis amigas que son mamás, inevitablemente terminamos hablando de esto:  El agotamiento que producen las críticas.

Estamos convencidas de que ser mamá es una de las cosas más hermosas del mundo, y en eso coinciden los libros de maternidad, los artículos de las revistas, los comentarios de los demás (antes de que nazca el bebé) y la publicidad, pero nadie nos dice que vamos a enfrentarnos a todos los miedos, a retos extraordinarios, a descubrir valores que ni siquiera sabíamos que teníamos, a un mar constante de preguntas a la almohada sobre qué hacer y a una avalancha de juicios y críticas nunca antes vista. Hasta ahora todos los juicios eran acerca de tu trabajo y algunas veces, sobre tu manera de actuar frente a ciertas situaciones de la vida, y de repente te cae esta lluvia imparable en el momento más vulnerable de tu vida. 
El principio es lo más duro, porque no duermes nada, no tienes tiempo de comer, tienes los químicos del cerebro desequilibrados y las hormonas…