Skip to main content

EL PRINCIPE GRANDE Y LA PRINCESA CHIQUITA (Cuento)

En un lugar muy cercano, había una vez un Príncipe Grande y una Princesa Chiquita que vivían en un castillo de metal.

Pasaban los días mirando la gente que caminaba en frente de su castillo, tratando de ver los secretos que traían guardados en el fondo de su corazón. Medían con una regla larga y pesada, las pertenencias de aquella gente, como queriendo comparar los unos y los otros con la riqueza de su castillo, y los invitaban a entrar con la idea de hacer algo para que se quedaran por siempre y les ayudaran a calentar el frío de aquel frío metal.
Entonces, el Príncipe Grande se ponía a hacer gracias de bufón para que se rieran, mientras la Princesa Chiquita ofrecía sonrisas, pastelitos dulces y bebidas a sus invitados; después se abrazaban y se daban besos en la frente para que la gente pensara que a pesar del frío que se sentía en ese castillo, había mucho calor y mucho amor, sin embargo, los invitados hablaban entre ellos, se miraban, no creían, se aburrían y se iban, y el Príncipe Grande y la Princesa Chiquita, se quedaban hablando de lo mal que se veía aquella gente que no quiso quedarse, envidiando la belleza de algunos, el talento de otros y la riqueza de los demás.

Y así pasaron días y años tratando de conseguir quién calentara su hogar, porque la compañía entre ellos no era suficiente, y una vez se iba la gente que entraba de paso, el Príncipe Grande trataba a la Princesa Chiquita como si no existiera ya, y ella se encerraba en su baño de metal y lloraba sola sin que nadie supiera, ni siquiera las otras princesas cercanas a ella. Pero el Príncipe Grande también lloraba, se acostaba en su cama de metal, y lloraba fuerte para que la Princesa Chiquita lo oyera, y entonces así lo viniera a consolar, y ella salía de su baño de metal, se secaba las lágrimas con pañuelos fríos, salía poniendo su mejor sonrisa y extendía sus brazos completamente, para poder abrazar al Príncipe Grande hasta que se quedara dormido.

Un día, después de mucho pensar, se les ocurrió remodelar el castillo, cambiar todos los muebles de metal, las camas de metal, las paredes de metal, el jardín de metal, en fin, todo; y llenaron la casa de cojines de colores vivos y materiales cómodos, consiguieron en el mercado del país vecino alfombras rosadas voladoras, y se vistieron con ropa abrigada de lana dejando para siempre el metal, y no entendían por qué a pesar de todos esos cambios tan acertados, seguían llorando y sintiendo frío, así que llamaron al mejor médico de la región, y le pidieron con toda la desesperación alguna solución, y el médico después de hacer todos los exámenes y todos los análisis correspondientes, llegó a la conclusión de que el frío que sentían solo podía tener una explicación, y era que el metal estaba guardado en su corazón, y para eso no había medicina conocida por la ciencia, lo único que podían hacer, era seguir con mucha precisión las siguientes recomendaciones:
Abrazarse todos los días mucho, mucho, mucho.
Besarse intensamente.
Mirarse a los ojos por largo rato hasta que se dijeran cosas sin necesidad de hablar.
No envidiar a los demás.
Decirse palabras dulces.
Reírse juntos de cualquier cosa.
Jugar a ser niños sin sentir vergüenza.
Inventarse cuentos acostados en la alfombra rosada voladora, y así, una lista larga, larga, llena de cosas nuevas para ellos.

Y así fue como el Príncipe Grande y la Princesa Chiquita convirtieron el castillo de metal, en el mejor y más cálido lugar del mundo, no necesitaron invitar a nadie más, y fueron felices por siempre.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.


Comments

  1. todavia no lo e leido pero me parece muy interesante cuanto quisiera que pudieras publicar más cuentos como este

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

ENSEÑAR A LOS NIÑOS EL HÁBITO DE AGRADECER

El Día de Acción de Gracias, Thanksgiving, se convirtió en mi tradición favorita al migrar a este país. Es la oportunidad perfecta de reunirse en familia a agradecer conscientemente por tantas y tantas cosas que vivimos día a día.
Pero agradecer debería ser un hábito tan importante y tan básico, como lavarse las manos antes de comer o bañarse todos los días, y así mismo tendríamos que enseñárselo a los niños. Y no me refiero a enseñarles a responder “gracias” cuando les entregamos algo en la mano o cuando alguien les dice que están lindos, no, va mucho más allá de eso. Me refiero a crear la buena costumbre, la rutina, de agradecer todo. 
Estudios aseguran que los niños aprenden en gran parte por imitación. Imitan palabras, gestos, dichos, la manera de reaccionar ante las emociones y todo lo que vean en nosotros, pero en el corre corre del día a día, se nos olvida agradecer más y quejarnos menos. Vivimos inconscientemente en función de reclamarle algo a la vida, al día, al tiempo, al cli…

Ejercicio sobre la lluvia de críticas

Siempre que hablo con mis amigas que son mamás, inevitablemente terminamos hablando de esto:  El agotamiento que producen las críticas.

Estamos convencidas de que ser mamá es una de las cosas más hermosas del mundo, y en eso coinciden los libros de maternidad, los artículos de las revistas, los comentarios de los demás (antes de que nazca el bebé) y la publicidad, pero nadie nos dice que vamos a enfrentarnos a todos los miedos, a retos extraordinarios, a descubrir valores que ni siquiera sabíamos que teníamos, a un mar constante de preguntas a la almohada sobre qué hacer y a una avalancha de juicios y críticas nunca antes vista. Hasta ahora todos los juicios eran acerca de tu trabajo y algunas veces, sobre tu manera de actuar frente a ciertas situaciones de la vida, y de repente te cae esta lluvia imparable en el momento más vulnerable de tu vida. 
El principio es lo más duro, porque no duermes nada, no tienes tiempo de comer, tienes los químicos del cerebro desequilibrados y las hormonas…