Skip to main content

LA NIÑA MAS FELIZ DEL MUNDO (Cuento)

Si alguien me preguntara alguna vez cuántas estrellas le caben al cielo, no sabría que contestar.

Una vez, mientras acampaba con mis amigas de la escuela en el patio de atrás de la casa de Rebeca, mi mejor amiga, con la carpa de Hello Kitty que su tía Francisca le regaló de navidad porque nunca tuvo hijos y Rebe siempre fue su adoración, nos acostamos en el pasto a ver pasar las nubes y rogábamos al cielo la oportunidad tan esperada de que pasara una estrella fugaz y se nos cumpliera un deseo, el que cada una tuviera guardado en lo más profundo de su corazón, el deseo más deseado. Yo por ejemplo, lo que más anhelaba era que Juan, el niño más lindo de mi escuela se acercara para hablarme mientras jugábamos en la hora de descanso, soñaba que podía sentarme a su lado en el salón de clases por un milagro inexplicable en el que me adelantaban de curso porque yo estaba en Segundo B y Juan en Tercero A, imaginaba que se sentaría a mi lado en el bus todas la mañanas, porque en las tardes me iba con Rebeca, mi mejor amiga, hasta su casa y mi mamá me recogía en la noches a la vuelta del trabajo.

Pero eran tantas, tan hermosas, y tan brillantes las estrellas del cielo, que era casi imposible tener la suerte de ver la estrella fugaz que nos cambiaría la vida, o por lo menos a mí, si lograba que Juan me dijera aunque fuera un hola, sería la niña más feliz del mundo.

Y si alguien me preguntara alguna vez cuántas flores le caben a un jardín, no sabría que contestar.

Una vez, mientras esperábamos con mis amigas a que tocaran la campana que tanto nos molestaba porque nos obligaba a entrar a clase después de estar hablando delicioso bajo el sol de mayo, nos hicimos al lado del jardín más bonito y más grande de toda la escuela, y nos sentamos a hablar y a soñar con el momento exacto en que cada una de nosotras recibiría la flor que tantas veces soñamos entre tantas flores.

Pero eran tantas, tan hermosas y tan distintas las flores de aquel jardín que era casi imposible escoger una que nos diera la suerte de tener en frente al niño que tanto nos gustaba. En mi caso, si Juan me regalaba una, cualquiera de las que estaban allí, sería la niña más feliz del mundo.

Y si alguien me preguntara alguna vez cuántos sueños caben en los días y las noches de las niñas como yo, ahí sí sabría que contestar.

Una vez, mientras hablaba con Rebeca, mi mejor amiga, y mis otras amigas de la escuela descubrimos que todas soñábamos con lo mismo. Nos dimos cuenta de que siempre nos sentábamos en la misma mesa de la cafetería donde podíamos ver estratégicamente a los niños que tanto nos gustaban, nos arreglábamos el peinado que cada una traía desde su casa, nos acomodábamos la falda del uniforme y esperábamos con ansias que nos vieran y se dieran cuenta de que estábamos ahí esperando una luz en sus ojos. Yo por ejemplo, esperaba que Juan notara mi presencia y viniera hacia mí en su caballito de madera inventado por mi imaginación, con la flor en la mano que tantas veces traté de escoger y no pude porque todas me gustaban, y me perdía en sus ojos mientras lo veía jugando fútbol con Ramón, el niño que le gustaba a Rebeca mi mejor amiga, y ella se perdía en los suyos, y así cada una con el suyo, y entonces ahí nos encontrábamos todas en un mismo sueño.

Uno es la respuesta, miles de millones de estrellas en el cielo, cientos de flores en el jardín y un solo sueño en nuestro corazón, el niño de nuestros ojos. En mi caso, si Juan me hubiera prestado sus ojos aunque fuera un ratito, yo hubiera sido la niña más feliz del mundo.

Comments

Post a Comment

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

ENSEÑAR A LOS NIÑOS EL HÁBITO DE AGRADECER

El Día de Acción de Gracias, Thanksgiving, se convirtió en mi tradición favorita al migrar a este país. Es la oportunidad perfecta de reunirse en familia a agradecer conscientemente por tantas y tantas cosas que vivimos día a día.
Pero agradecer debería ser un hábito tan importante y tan básico, como lavarse las manos antes de comer o bañarse todos los días, y así mismo tendríamos que enseñárselo a los niños. Y no me refiero a enseñarles a responder “gracias” cuando les entregamos algo en la mano o cuando alguien les dice que están lindos, no, va mucho más allá de eso. Me refiero a crear la buena costumbre, la rutina, de agradecer todo. 
Estudios aseguran que los niños aprenden en gran parte por imitación. Imitan palabras, gestos, dichos, la manera de reaccionar ante las emociones y todo lo que vean en nosotros, pero en el corre corre del día a día, se nos olvida agradecer más y quejarnos menos. Vivimos inconscientemente en función de reclamarle algo a la vida, al día, al tiempo, al cli…

Ejercicio sobre la lluvia de críticas

Siempre que hablo con mis amigas que son mamás, inevitablemente terminamos hablando de esto:  El agotamiento que producen las críticas.

Estamos convencidas de que ser mamá es una de las cosas más hermosas del mundo, y en eso coinciden los libros de maternidad, los artículos de las revistas, los comentarios de los demás (antes de que nazca el bebé) y la publicidad, pero nadie nos dice que vamos a enfrentarnos a todos los miedos, a retos extraordinarios, a descubrir valores que ni siquiera sabíamos que teníamos, a un mar constante de preguntas a la almohada sobre qué hacer y a una avalancha de juicios y críticas nunca antes vista. Hasta ahora todos los juicios eran acerca de tu trabajo y algunas veces, sobre tu manera de actuar frente a ciertas situaciones de la vida, y de repente te cae esta lluvia imparable en el momento más vulnerable de tu vida. 
El principio es lo más duro, porque no duermes nada, no tienes tiempo de comer, tienes los químicos del cerebro desequilibrados y las hormonas…