Skip to main content

EL CABALLERO DEL CUADERNO (Cuento)


Érase una vez un hombre que vivía en su mundo de fantasía y de ilusión. Soñaba con ser el hombre más libre y menos obligado del universo y todos sus alrededores, poniendo siempre de antemano su condición.
Se levantaba todas las mañanas, y antes de salir a hacer maravillas con sus manos mágicas, se ponía su traje de caballero, con armadura y un escudo, que le protegía el corazón.

Y viajando en su caballo por distintos lugares, conocía las doncellas que, de una u otra forma, alegraban sus días de libertad, y eran tantas que las anotaba en un cuaderno que siempre tenía a la mano para no olvidar detalles, así si las volvía a encontrar, o simplemente las quería recordar, sabría con certeza ese momento especial.
Pero este caballero se preocupaba tanto por ese miedo a sentir y a perder su libertad, que no se daba cuenta que con sus encantos y lo hermoso de su esencia, aquellas pobres doncellas se enamoraban aún en contra de su voluntad.
Fue así como en medio de su despiste natural, para no olvidar a ninguna, decidió hacer una lista y clasificarlas de acuerdo a los lugares fantásticos a donde iba, si eran rubias o morenas, por país, por edades, en fin, cuando se dio cuenta, el cuaderno estaba prácticamente lleno; pero a pesar de tan variada lista, que más bien parecía un jardín primaveral, sentía que siempre le faltaba algo más, por eso nunca paraba de ensayar.
Y lo quiso Juana, por su forma de bailar, lo quiso Dora por sus manos mágicas, lo quiso María por sus intensos ojos, lo quiso Violeta por su risa y su canción, pero Flora…Flora lo quiso desde siempre, desde antes, lo quiso por todo lo anterior y por todo lo demás, pero él se hizo el loco y no lo quiso aceptar.
El día que la conoció estaba en un pueblo de paso, porque andaba buscando un guerrero, que le había hecho una mala pasada mientras jugaban dominó, y desde que la vio, sin pensarlo dos veces, le ofreció una flor con la sonrisa en sus labios, y dibujo en sus ojos una mirada llena de peces y de ilusión. Se miraron desde lejos, constante y detalladamente, ella lo vio bailar, lo vio reírse, lo vio hacer magia mientras arreglaba con sus manos una silla y un tablón; y cuando ella pasó por el lado, en la feria de primavera, en medio de músicos, comida y celebración, a él se le cayó el cuaderno que llevaba en su caballo siempre cuidándolo como un tesoro, y ella muy cortés decidió recogerlo y entregárselo mirándose tan fijamente y sin distracción, que quedaron prendados para siempre, aún sin saberlo ninguno de los dos.
Pero al día siguiente, ya amanecía, y el caballero del cuaderno quiso buscar a Flora por todo el pueblo, con tan mala suerte que ella también andaba de paso y nunca más la vio.
Desde entonces se conforma con buscar en su cuaderno el recuerdo que ella dejó. Anotó su nombre una y otra vez, a ver si de pronto así lograba tenerla un poquito, un ratito, hasta que el cuaderno se acabó.
Y aún va de pueblo en pueblo con la esperanza de encontrarla y declararle su amor, y entonces nunca más fue libre, porque en cada nueva doncella trataba de encontrarla a ella, y Flora se quedó para siempre, en las hojas del cuaderno y también en su corazón.

Comments

Post a Comment

Popular posts from this blog

Mi experiencia como mamá de un niño con alta inteligencia

Tener a Samuel es mi más grande tesoro. No me imagino la vida sin él, y todos los días doy gracias al universo, al cielo, a mis ganas de tenerlo, o sea, a Dios, por premiarme con su vida. Pero yéndome a lo práctico, quiero hablar de cómo ha sido todo este proceso con sus altas capacidades, y lo hago porque estoy segura de que muchas mamás que viven lo mismo que yo, se sienten solas, incomprendidas y muy seguramente, juzgadas y ¡hasta locas!
Los chiquitos no pueden hacer absolutamente nada distinto a obedecer. ¿Es así como estamos criados, verdad? A obedecer. Y la frase que no puede faltar: “respetar a los adultos”. En ese orden de ideas, nosotros los padres (los adultos), somos totalmente responsables de ellos y de lo que hagamos con su infancia y desarrollo.
Ser mamá de un niño con alta inteligencia es difícil y hermoso, porque yo en mi interior y en mi consciencia, tenía claro que necesitaba encontrar la manera de ayudarlo, de proporcionarle las mejores herramientas para su desarrollo …

ENSEÑAR A LOS NIÑOS EL HÁBITO DE AGRADECER

El Día de Acción de Gracias, Thanksgiving, se convirtió en mi tradición favorita al migrar a este país. Es la oportunidad perfecta de reunirse en familia a agradecer conscientemente por tantas y tantas cosas que vivimos día a día.
Pero agradecer debería ser un hábito tan importante y tan básico, como lavarse las manos antes de comer o bañarse todos los días, y así mismo tendríamos que enseñárselo a los niños. Y no me refiero a enseñarles a responder “gracias” cuando les entregamos algo en la mano o cuando alguien les dice que están lindos, no, va mucho más allá de eso. Me refiero a crear la buena costumbre, la rutina, de agradecer todo. 
Estudios aseguran que los niños aprenden en gran parte por imitación. Imitan palabras, gestos, dichos, la manera de reaccionar ante las emociones y todo lo que vean en nosotros, pero en el corre corre del día a día, se nos olvida agradecer más y quejarnos menos. Vivimos inconscientemente en función de reclamarle algo a la vida, al día, al tiempo, al cli…

Ejercicio sobre la lluvia de críticas

Siempre que hablo con mis amigas que son mamás, inevitablemente terminamos hablando de esto:  El agotamiento que producen las críticas.

Estamos convencidas de que ser mamá es una de las cosas más hermosas del mundo, y en eso coinciden los libros de maternidad, los artículos de las revistas, los comentarios de los demás (antes de que nazca el bebé) y la publicidad, pero nadie nos dice que vamos a enfrentarnos a todos los miedos, a retos extraordinarios, a descubrir valores que ni siquiera sabíamos que teníamos, a un mar constante de preguntas a la almohada sobre qué hacer y a una avalancha de juicios y críticas nunca antes vista. Hasta ahora todos los juicios eran acerca de tu trabajo y algunas veces, sobre tu manera de actuar frente a ciertas situaciones de la vida, y de repente te cae esta lluvia imparable en el momento más vulnerable de tu vida. 
El principio es lo más duro, porque no duermes nada, no tienes tiempo de comer, tienes los químicos del cerebro desequilibrados y las hormonas…